Cinco pueblos sobre el agua en Holanda

9 Visitas

26 de agosto de 2016

Cinco pueblos sobre el agua en Holanda

La relación entre Holanda y el agua es indisoluble. Además de sus interminables y salvajes costas, en el interior del país se pueden descubrir fascinantes paisajes de acequias, canales, estanques, lagos y ríos. Casi un tercio del país se encuentra bajo el nivel del mar y, sin duda, el ingenio de los holandeses ha sido clave para ganar terreno al agua. Sin los diques, las estaciones de bombeo y los pólderes, la mitad del país estaría sumergido bajo las aguas.

Leer más

La relación entre Holanda y el agua es indisoluble. Además de sus interminables y salvajes costas, en el interior del país se pueden descubrir fascinantes paisajes de acequias, canales, estanques, lagos y ríos. Casi un tercio del país se encuentra bajo el nivel del mar y, sin duda, el ingenio de los holandeses ha sido clave para ganar terreno al agua. Sin los diques, las estaciones de bombeo y los pólderes, la mitad del país estaría sumergido bajo las aguas. 

Visitando estos cinco pueblos se puede conocer de primera mano la eterna relación que los holandeses han mantenido con el agua y cómo han sabido usarla en su beneficio.

Giethoorn

Giethoorn es un pequeño pueblo de 2.500 habitantes situado en la provincia de Overijssel, muy cerca de la ciudad de Zwolle. Conocida como la ‘Venecia de Holanda’, se caracteriza por sus casas con techos de paja y sus más de 170 puentes de madera. Con multitud de granjas tan sólo conectadas por medio de canales, en Giethoorn está prohibido circular en coche, así que la mejor forma de visitarla es a pie, en bicicleta o en las populares canoas conocidas como ‘punters’, que son impulsadas con una larga vara de madera.

Schokland y Urk

Schokland y Urk fueron dos islas en medio del tempestuoso Zuiderzee (Mar del Sur), pero desde la construcción de un gran pólder en 1942, se han venido a denominar ‘islas en tierra seca’. Los restos arqueológicos encontrados en Schokland demuestran que ha estado habitada desde la prehistoria. Esta es una de las razones por las que fue el primer sitio holandés que entró a formar parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1995. En tu visita a Schokland no debe faltar un paseo por los restos del antiguo faro, del puerto y de la iglesia, además de explorar el Museo de Schokland.

Por su parte, Urk es un pueblo pesquero lleno de encanto situado a orillas del IJsselmeer, que ofrece la posibilidad de perderse por su casco antiguo o disfrutar de la frenética actividad pesquera desde una terraza junto al puerto. Durante el verano, también es posible realizar excursiones en barco hasta la localidad de Enkhuizen, donde se encuentra el original Museo de Zuiderzee, visita imprescindible para aprender cómo se vivió la gran inundación que afectó a esta zona en 1916.

Bourtange

Bourtange es una pequeña villa fortificada perfectamente restaurada en la provincia de Groningen, al norte de Holanda. Su construcción fue ordenada por Guillermo de Orange en 1580 y su original forma de estrella de cinco puntas es característica de este tipo de ciudades.  Esta pequeña villa, que durante siglos sirvió como defensa de multitud de invasiones, está rodeada por una compleja red de canales. En su visita se puede respirar el ambiente medieval, así como revivir alguno de los asedios que sufrió la villa, con la representación de las batallas de la Guerra de los Ochenta años contra España. Otros lugares de interés para visitar son La Casa del Capitán, construida en 1661 y que refleja perfectamente cómo se vivía en la antigua fortaleza, y De Baracquen, el museo que alberga los restos arqueológicos encontrados durante la reconstrucción de Bourtange.

Marken

Aislado del continente tras una oleada de tormentas que se produjo en el siglo XIII, el pueblo de Marken volvió a unirse a éste gracias al dique que se construyó en los años 50 del siglo XX. El paisaje es único: casas de madera de colores, puentes levadizos, un faro, callejones estrechos y un pintoresco puerto con barcos de pesca antiguos. La mejor forma de acceder a Marken es en barco desde Volendam, otro pueblecito pesquero que también merece la pena una visita.