Recibe el Año Nuevo con un chapuzón en aguas holandesas

53 Visitas

29 de octubre de 2015

Recibe el año nuevo con un chapuzón en aguas holandesas

¿Qué mejor forma que celebrar el año nuevo que dándose un chapuzón en las aguas gélidas del Mar del Norte, del mar de Wadden o del lago IJssel? Eso es lo que piensan los miles de aficionados que cada año se apuntan a los baños multitudinarios que se convocan en Holanda para celebrar la llegada del nuevo año.

Leer más

¿Qué mejor forma que celebrar el Año Nuevo que dándose un chapuzón en las aguas gélidas del Mar del Norte, del mar de Wadden o del lago IJssel? Eso es lo que piensan los miles de aficionados que cada año se apuntan a los baños multitudinarios que se convocan en Holanda para celebrar la llegada del nuevo año.

En 1959 comenzó esta tradición del chapuzón de Año Nuevo  que convocó a 28 personas en la playa de Zandvoort, muy cerca de Amsterdam. En la actualidad, ya son 45.000 personas las que se reúnen en esta localidad para zambullirse en sus aguas casi congeladas el primero de enero. Hoy en día 89 lugares en Holanda ofrecen la posibilidad de disfrutar de esta divertida actividad. Playas como las de Scheveningen, en La Haya y Bloemendaal, cerca de Amsterdam; algunas de las islas Frisias, como Texel, Vlieland o Ameland; y localidades situadas junto al lago IJssel, como Hoorn o Medemblik, brindan a los amantes de las emociones fuertes la oportunidad de recibir el nuevo año con un chapuzón en aguas gélidas.

Incluso los que se encuentren en Ámsterdam  el día de año nuevo podrán disfrutar de uno de los baños multitudinarios organizados en el río IJ, en el río Amstel o en los lagos de  Amsterdam Gaasperplas o en Amsterdam Sloterplas .Y la experiencia también está abierta a aquellos que practican el nudismo, ya que hay tres eventos organizados para este colectivo en la playa de Zandvoort, en Oostzaan Twiske y en Leeuwarden.

A pesar de las tiritonas y el más que posible resfriado posterior, en estos eventos se respira el compañerismo y complicidad entre los participantes, quienes dedican su chapuzón a una buena causa ya que el dinero que se recauda por cada inscripción siempre va destinado a organizaciones benéficas.