Excursión de un día a Delft y La Haya en tren

12 Visitas

Bien temprano por la mañana, disfruta de los 57 minutos de viaje en tren que se tarda en cubrir el trayecto desde la Estación Central de Ámsterdam hasta Delft. Súbete al autobús 40 y bájate en la parada de Royal Delft para visitar la última fábrica que queda de la típica porcelana de Delft (Rotterdamseweg 196, Delft). Admira la cerámica de Delft pintada a mano del siglo XVII o escoge una versión moderna hecha por el diseñador holandés Marcel Wanders.

Vuelve al centro de Delft y date un paseo por el casco antiguo. En la Tumba Real de la Iglesia Nueva (Markt 80, Delft) podrás visitar la tumba de Guillermo de Orange (1533-1584), considerado el fundador de los Países Bajos. Disfruta de un almuerzo agradable en Kleyweg's Stads-Koffyhuis (Oude Delft 133, Delft) y, en los meses de verano, escoge una mesa en la terraza flotante.

En 15 minutos en tren puedes llegar a La Haya y visitar la Real Pinacoteca Mauritshuis (Korte Vijverberg 8), donde podrás admirar a La joven de la perla de Vermeer, así como obras maestras de Rembrandt, Hals y Steen. La Haya es la sede del Gobierno, por lo que no puedes dejar de visitar el Binnenhof y sus edificios gubernamentales históricos. Pasa por el hermoso lago de Hofvijver en el camino hacia el Palacio Noordeinde (Noordeinde 64, La Haya), que ahora se utiliza como lugar de trabajo de Rey.

La Haya también es conocida por el Palacio de la Paz (Carnegieplein 2, La Haya), sede de la Corte Internacional de Justicia. El Palacio está abierto al público mediante visitas guiadas. Compra algunos souvenirs en la moderna zona de tiendas Haagsche Bluf (Haagsche Bluf, La Haya) antes de terminar tu día con una buena cena en uno de los muchos restaurantes de Denneweg o Frederikstraat. Un viaje en tren de 48 minutos te devolverá a la Estación Central de Ámsterdam.