Un día en Delft

6281 Visitas

Un día en Delft

Empieza la jornada con una taza de café recién hecho y tarta de manzana casera en ‘Uit de Kunst’ (Oude Delft 140). Frente a la cafetería hay una cabina telefónica que exhibe una exposición de un artista diferente cada mes. Se la conoce humorísticamente como 'el museo más pequeño de mundo'. Pasea a lo largo del canal hasta la parte más fotogénica de Delft, en la esquina entre las calles Nieuwstraat y Wijnhaven. No olvides hacer unas cuantas fotos, y sigue luego hasta la Koornmarkt 113, donde podrás embarcar en un barco turístico para dar un paseo por los canales de Delft (disponible desde abril hasta octubre inclusive).

Leer más

Empieza la jornada con una taza de café recién hecho y tarta de manzana casera en ‘Uit de Kunst’ (Oude Delft 140). Frente a la cafetería hay una cabina telefónica que exhibe una exposición de un artista diferente cada mes. Se la conoce humorísticamente como 'el museo más pequeño de mundo'. Pasea a lo largo del canal hasta la parte más fotogénica de Delft, en la esquina entre las calles Nieuwstraat y Wijnhaven. No olvides hacer unas cuantas fotos, y sigue luego hasta la Koornmarkt 113, donde podrás embarcar en un barco turístico para dar un paseo por los canales de Delft (disponible desde abril hasta octubre inclusive).

Es hora de comer en el Stads-Koffyhuis Kleyweg (Oude Delft 133), un pequeño restaurante que sirve los mejores sándwiches de Holanda. ¡No dejes de pasarte por los servicios, decorados con azulejos típicos Delft Blue! Después de reponer fuerzas, es el momento de visitar el Museo Prinsenhof (Sint-Agathaplein 1). Los agujeros de bala que aún pueden verse en sus muros son un crudo recuerdo del asesinato del príncipe Guillermo de Orange en 1584. Sigue paseando después hasta el Centro Vermeer de Delft (Voldersgracht 21) para descubrir la vida y obra del famoso pintor Johannes Vermeer, el maestro de la luz. Continúa ahora hasta el Mercado pasando por la Aardewerkfabriek De Candelaer (Kerkstraat 13), un taller de cerámica donde podrás ver a los pintores de la cerámica azul típica de la ciudad en pleno trabajo. 

Es hora de picar algo: elige entre un ‘Hollandse haring’ (arenque crudo en salmuera típicamente holandés) en Visbanken (Camaretten 2) o una ración de ‘poffertjes Bill Clinton’ (pequeñas tortitas, servidas en este caso con fresas y nata) en el Gulden ABC (Markt 34). Disfruta de este merecido descanso, ya que dentro de poco tendrás que subir los 365 escalones de la Nieuwe Kerk (la Iglesia Nueva) para admirar la fantástica vista desde lo alto de la torre de la iglesia, desde Rotterdam a La Haya. Si el tiempo no es el más adecuado para subir a la torre, visita la tumba real y la exposición sobre la Casa Real que hay en la iglesia.

Un día en Delft debe acabar con una buena comida. Tómate una cerveza y un plato de ‘bitterballen’ (parecidas a nuestras croquetas, pero pequeñas y redondas) en el Café De Wijnhaven (Wijnhaven 22), en De Sjees (Markt 5) o en Stadscafé de Waag (Markt 11). Después disfruta de una comida borgoñesa en el restaurante Stadsherberg de Mol (Molslaan 104), donde te vestirán a la manera medieval y tendrás que comer con los dedos. Si prefieres una experiencia gastronómica que deleite tu paladar, cena en el restaurante Van der Dussen (Bagijnhof 118).

 

Descubre más en las cercanías
Google map

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más