Arquitectura flotante

Jeroen Apers, maandag 18 maart 2013

A los holandeses no sólo les gusta vivir cerca del agua (fíjate en las famosas casas de los canales), sino también en ella. Un ejemplo espectacular es la casa-barco De Omval en Ámsterdam, diseñada por los jóvenes arquitectos de +31 architects. Es una residencia totalmente futurista, con sus esquinas redondeadas y su fachada de cristal. El interior tiene dos niveles, creando un pasillo abierto desde la terraza del tejado hasta la habitación del primer piso. Y la vista sobre el agua casi hace olvidar que está en medio de una ruidosa ciudad.

La nueva zona residencial IJburg tiene el mayor barrio flotante del mundo entero, el Waterbuurt. IJburg es un área justo fuera de Ámsterdam construida sobre islas artificiales de arena, formada por el barrio de Waterbuurt, con 150 casas flotantes. Algunas de estas casas han sido diseñadas por sus ocupantes, y otras por los arquitectos Marlies Rohmer. Lo curioso es que a primera vista no se distingue si son casas normales o casas-barco.

En el río Maas en Rotterdam se ha construido un pabellón flotante que casi parece como si alguien hubiera dejado caer una enorme caja de detergente en el agua. La estructura es un diseño de Public Domain Architects y Delta Sync, y está formada por tres construcciones esféricas unidas entre sí. Es un proyecto piloto para técnicas de construcción flotantes innovadoras y sostenibles, y se utiliza como centro de exposiciones para estos temas. Para reducir peso, la estructura tiene ventanas de lámina en vez de cristal, y por la noche, cuando está iluminada con luces LED, es un espectáculo único.

Yo también me siento personalmente atraído por el agua. Ahora mismo estoy en dos proyectos de viviendas-barco, con vistas a vivir y trabajar en uno de ellos. El proyecto Schoonschip pretende establecer una comunidad residencial flotante para 30 casas-barco. Actualmente estamos investigando cómo podemos utilizar el agua para crear las condiciones residenciales más sostenibles. Y el próximo año se empezará el proyecto De Ceuvel en el terreno contiguo. Vamos a construir un jardín en este antiguo muelle abandonado y contaminado, utilizando varias plantas y gramíneas para purificar el suelo en un proceso que se llama fitodescontaminación. Las antiguas casas-barco se utilizarán como espacio alternativo de trabajo en este “jardín prohibido”. ¡No sabéis las ganas que tengo de empezar a trabajar en este oasis de césped, plantas y árboles!