Diseño holandés sobre dos ruedas

Jeroen Apers, martes 25 de junio de 2013

Las ciudades holandesas no serían las mismas sin las modernas mamás en sus ‘bakfietsen’. En las ciudades y pueblos holandeses se intenta impedir en lo posible el uso del coche, pero como los padres tienen que seguir llevando a sus retoños a la escuela, los fabricantes de bicicletas se aprovechan de ello. Hay muchos tipos, pero la bicicleta con una caja en la parte delantera para llevar a los niños o hacer la compra se está convirtiendo en un diseño casi clásico.

La bici urbana del momento es la Van Moof. Prescinde de todo componente que pueda romperse o caerse de la bici, o lo incluye en el bastidor. Por ejemplo, las luces delanteras y traseras van empotradas en la extensión del tubo de aluminio horizontal del bastidor. Estos diodos no reciben energía de una dinamo, sino de paneles solares empotrados en el bastidor. El pesado candado (un componente imprescindible en las grandes ciudades) también está integrado en el bastidor en los últimos modelos. ¡Ideal para el ciclista urbano!

Existen actualmente hoteles que están sacando partido de la tradicional imagen holandesa de la bicicleta. Un hotel de Ámsterdam exhibe una fila de Bough Bikes contra su fachada. El bastidor de esta elegante bicicleta está hecho de madera. Como las juntas no pueden soldarse, esta bici tiene un aspecto totalmente distinto de cualquier otra, y da una imagen muy ecológica a sus usuarios.

El diseñador Tristan Kopp, recientemente graduado, va un paso más allá con prodUSER, su proyecto fin de carrera de la Escuela de Diseño de Eindhoven. Ha diseñado únicamente los acoplamientos y partes mecánicas de la bicicleta. El usuario puede añadir su propio bastidor, que puede estar hecho de ramas y hojas, si eso es lo que quiere. ¡El cielo es el límite! No me extrañaría nada ver toda una serie de bicicletas extrañas en los próximos años. ¡Espera y verás!