Queso y más queso

Denise Kortlever, lunes 27 de enero de 2014

Betty Koster es la máxima autoridad en quesos de Holanda, y también la propietaria de l’Amuse, una tienda muy recomendable con locales en Santpoort y Ámsterdam. No hay mucha gente que sepa tanto y pueda hablar tan apasionadamente de quesos como Betty. En su opinión, lo que hace tan especial al queso holandés es que nuestro pequeño país tiene muchas zonas de producción diferentes, que son precisamente las que determinan el sabor. “En Holanda tenemos los quesos curados del área de Groene Hart, y queso dulce y cremoso de la provincia de Brabante, donde las vacas pastan en prados de hierba tierna y jugosa. También está el pré-salé, un queso de oveja de los pastos salinos de las islas de Texel y Terschelling; y los suaves e intensos productos lácteos de los pólders de la provincia de Holanda del Norte”. Te presentamos algunos quesos para que los pruebes cuando visites nuestro país:

El “Remeker” es un queso producido por Irene y Jan Dirk van der Voort en su granja de Lunteren. Tienen cien vacas de raza Jersey que dan una leche increíblemente rica y cremosa, que ellos transforman en un excelente queso ecológico. La leche cruda se procesa y los quesos se maduran luego lentamente en su almacén para desarrollar plenamente su sabor. La maduración de la variedad Remeker, de sabor cremoso, dura seis meses. La variedad Oude Remeker se deja madurar durante 18 meses hasta obtener un queso curado y delicioso, que en 2008 obtuvo los premios Mejor Queso del mundo de Leche Jersey y Mejor Queso Holandés.

“Lady’s Blue” es un queso azul de leche cruda de cabra. Se llama como la “jefa” del rebaño, una cabra con una lana de color similar al queso azul. Este queso lo producen Ayla Groenveld y Ger Entjes en Kruidenwei (‘prado de hierba’ en holandés), en Gelderland. El Lady’s Blue es a la vez cremoso y picante, y sorprendentemente fácil de digerir.

Aunque suene francés, “Le Petit Doruvael” es realmente un queso holandés producido por la familia Vlooswijk en una granja de Montfoort. Este queso único con flora roja superficial (uno de los pocos que existen en Holanda) está hecho con leche pasteurizada y se reconoce por su color rojo anaranjado. Le Petit Doruvael es un queso blando y deliciosamente cremoso, con un bouquet pronunciado muy aromático.