Un paseo por la real ciudad de La Haya, Parte 1

Ulrike Grafberger, jueves 11 de abril de 2013

La Haya no es la capital de Holanda, sino la sede del Gobierno y de la Familia Real. Por lo tanto, recibe el nombre de “hofstad”, la ciudad de la Corte, mientras que Ámsterdam es la “hoofdstad”, o capital del reino.

Ya no es como antes, cuando podías encontrarte con el rey o la reina mientras ibas de compras por La Haya. Pero cuando vives allí, como es mi caso, a veces hay un “punto de contacto” regio. Por ejemplo, la reina Beatriz inauguró la escuela de mi hijo, y puedes encontrártela en un concierto o en un evento cultural. Y también puede que llegues a ver la Carroza Dorada cuando la Familia Real atraviesa la ciudad en ella y miles de personas esperan a su paso en las calles. Esto sucede una vez al año, y siempre el tercer martes de septiembre, cuando se inaugura oficialmente el nuevo año parlamentario. Ese día se conoce como “Día del Príncipe”, o día de la apertura del Parlamento holandés.

El destino de la carroza real es el Binnenhof, el complejo del Parlamento, con el Ridderzaal, o Salón de los Caballeros, donde los miembros del Senado y del Parlamento, los representantes del Gobierno, embajadores y otros invitados reciben a la reina o al rey y luego escuchan su discurso. Este día tan especial, que es festivo para los escolares de La Haya, va acompañado de conciertos, banquetes y ceremonias. Es muy divertido ver en las noticias de la tarde de la televisión los sombreros tan estrambóticos que llevan las ministras y las diputadas.

Donde se escribe la historia

Nuestro regio paseo por La Haya empieza en el Binnenhof, frente al Ridderzaal. El Binnenhof es un complejo de edificios medievales donde vivían y gobernaban los Condes de Holanda. Fue fundado por el Conde Floris IV, que construyó aquí un pabellón de caza. Donde ahora se levantan los rascacielos se paseaban antaño los ciervos y los faisanes. Hoy en día, los condes han dado paso a los políticos y el Primer Ministro holandés vive en lo que se conoce como la Torentje, la Pequeña Torre del Binnenhof. Las Salas de Estado, a las que sólo se puede acceder en una visita guiada, están en los edificios señoriales del Binnenhof. A su lado, el Binnenhof y el Parlamento suelen ser accesibles al público.

Dejamos el Binnenhof por la verja en dirección oeste (plaza Buitenhof), y nos dirigimos hacia el este rodeando el idílico lago Hofvijver, desde donde tenemos una maravillosa vista del grupo de edificios que forman el Binnenhof (fíjate en la torre del Primer Ministro, desde aquí se ve muy bien). Y mira hacia abajo también: el camino está cubierto de conchas.

Quien quiera profundizar más en la historia de los Condes de Holanda y la Casa de Orange puede visitar en Museo Histórico de La Haya, en la ribera este del lago Hofvijver, con enormes cuadros que reflejan la tradición monárquica de la ciudad. Sabrás así que el rey de Bohemia Federico V, por ejemplo, conocido también como el Rey de un Invierno por su breve reinado, vivió en La Haya una temporada con su esposa, Isabel Estuardo. Y que la condesa alemana Amalia de Soms-Braunfels pasó rápidamente de dama de la corte a Princesa de Orange, reanimando con su presencia la vida cortesana de La Haya en el siglo 17.

“Un paseo por la real ciudad de La Haya” continúa en la Parte 2

Direcciones:

Puedes contratar visitas guiadas por el Binnenhof, el Parlamento y el Ridderzaal en el Centro ProDemos Visitor, Hofweg 1 (frente al Binnenhof, junto al Café Dudok)
Museo Histórico de La Haya, Korte Vijverberg (en el lago Hofvijver, frente al Binnenhof); solicita el folleto en la taquilla.