Fiesta de la libertad

Marloes Tervoort, miércoles 24 de abril de 2013

El Día de la Liberación Holanda celebra el final de la Segunda Guerra Mundial el 5 de mayo de 1945. Aunque algunos se preguntan si es necesario seguir conmemorando esta fecha, yo creo que nunca podremos recordar bastante la libertad de la que disfrutamos, para no darla nunca por sentada.

Además de estas bellas reflexiones, el Día de la Liberación nos permite también divertirnos. Los Festivales de la Liberación (¡gratuitos!) que se celebran por todo el país tienen normalmente un programa bastante bueno. Y además suelen caer en uno de los primeros días de buen tiempo de la primavera, justo después del divertido Día de la Reina. Tengo muy buenos recuerdos de este día. Normalmente voy al festival de Haarlem; allí he visto a grandes estrellas holandesas como Junkie XL, Anouk y Kane. Y en 1993, a un Radiohead que justo empezaba su carrera musical.

En los últimos años me he aficionado también a los Conciertos de la Liberación que se organizan por la tarde en Ámsterdam en el Amstel, a la altura del teatro Carré. En contraste con el ambiente relajado y la música pop de los festivales de la Liberación, estos conciertos tienen un carácter más oficial, tal vez porque asiste a ellos el rey Guillermo Alejandro. En un maravilloso escenario a orillas del Amstel se interpretan preciosas piezas clásicas. Durante el impresionante final se despide tradicionalmente a el rey con la pieza We’ll meet again (Nos veremos de nuevo).

Muy apropiado para mí también, porque el año que viene volveré a estar ahí, seguro. Porque es una fecha MUY importante. Y muy divertida, naturalmente. We’ll meet again!