Lo último de lo último: los bares de hotel

Marloes Tervoort, viernes 13 de junio de 2014

Cuando voy de tiendas me gusta entrar en un hotel, para sentirme como una turista en mi propia ciudad. Empaparme de la sensación de ser una viajera en un lugar extraño me libera de la rutina diaria. Y parece que no soy la única, considerando la creciente popularidad de los bares de hotel. Afortunadamente, ya no son coto exclusivo de los clientes.

Uno de los primeros bares de hotel que empecé a visitar regularmente en Ámsterdam está en el hotel Arena. Antes era un hotel barato, y estaba lleno de turistas extranjeros jóvenes. Además de un bar, el hotel Arena tenía también un club que se hizo muy popular en los años 90. Tanto, que el buen ambiente que había empezó a desaparecer, con despedidas de soltero y cosas así...

Afortunadamente, ahora las ciudades holandesas tienen un montón de bares de hotel con estilo y atractivo internacional. En Ámsterdam esos bares tienen ambiente (The College) y lujo cosmopolita (The Dylan), pero el mejor de todos es el Tunes Bar en el hotel Conservatorium, que abrió en 2012. Por fuera es un edificio holandés típico, y por dentro ha sido totalmente arreglado por el arquitecto italiano Piero Lissoni para crear un lugar cálido y elegante. Desde que Madonna y Lady Gaga se alojaron allí, la popularidad del hotel Conservatorium se ha disparado.

La última incorporación es el bar del hotel Andaz, diseñado y amueblado por el orgullo del diseño holandés: Marcel Wanders. El bar acaba de abrir, así que todavía está haciéndose un nombre. Pero su ubicación en Prinsengracht, justo en el límite del centro de la ciudad y del barrio Jordaan, hace suponer que eso no va a ser ningún problema.

Naturalmente, fuera de Ámsterdam también hay mucho donde elegir. En 2012 el hotel Modez abrió el café Caspar en Arnhem, la ciudad de la moda. En La Haya, los ricos y famosos se mezclan con hombres y mujeres de negocios en Des Indes, y no hay que perder de vista tampoco el hotel New York en Rotterdam. No es el más suntuoso de los bares, pero sí un lugar muy agradable para sentarse y mirar.

Ah, y al final las cosas también le fueron bien al Arena. Después de una rigurosa renovación, volvió a abrir en 2002 para un público un poco más selecto, con el club ToNight en la vieja capilla devuelto a su antiguo esplendor. Casi podrías celebrar aquí tu despedida de soltero…

Hotel Arena, ’s Gravesandestraat 51, Ámsterdam
The College Hotel, Roelof Hartstraat 1, Ámsterdam
The Dylan, Keizersgracht 384, Ámsterdam
Conservatorium Hotel, Van Baerlestraat 27, Ámsterdam
Hotel Andaz, Prinsengracht 587, Ámsterdam
Hotel Modez, Elly Lamakerplantsoen 4 (Putstraat 1A), Arnhem
Hotel Des Indes, Lange Voorhout 54-56, La Haya
Hotel New York, Koninginnenhoofd 1, Rotterdam