Para todas las edades

Marloes Tervoort, miércoles 24 de abril de 2013

Si uno se para a admirar el edificio neoclásico del Concertgebouw desde la Plaza de los Museos es difícil imaginarse que hasta 1881, cuando se aprobó la construcción del edificio, todo esto eran marismas fuera de la ciudad. Ahora, con el Museo Municipal al otro lado de la calle y el Rijksmuseum casi enfrente, este lugar se ha convertido en la zona cultural más destacada de la ciudad.

He ido muchas veces al Concertgebouw. Allí he visto al cantante holandés Wouter Hamel, y muchas veces he estado en los conciertos matinales del domingo, medio dormida entre un público bastante canoso. Pero mis favoritos son los TRACKS, conciertos breves y potentes de 1 hora (el último jueves de cada mes, por la tarde), y con unos cócteles geniales después de la función en la sala acristalada del lateral del edificio. También me encanta el público que atraen: gente de treinta, cuarenta años, a los que les gusta la música pero no siempre tienen tiempo de ir a un concierto, porque tienen que trabajar, hacer deporte, descansar y criar a sus hijos.

En 2013 este auditorio celebra su 125º aniversario, y en todos esos años ha alcanzado fama mundial, con grandes nombres en su escenario como Rachmaninov, Mahler, Strauss, María Callas y Cecilia Bartoli. Para celebrar este glorioso pasado cada mes de este año tendrá un tema diferente, con “Los felices 20” en abril y “Los años sesenta” en agosto, o “Cascanueces y Divas” en septiembre. El programa completo puede consultarse en su Sitio web (también en inglés).

Y dentro de poco asistiré a un “concierto para párvulos”, lo que demuestra que el Concertgebouw es un auditorio para todas las edades. Voy a llevar a tres pequeñajas a un concierto de cuerda. ¡Una oportunidad perfecta para reducir la edad media de su público!

Het Concertgebouw, Concertgebouwplein 10, Ámsterdam