Renacimiento teatral

Marloes Tervoort, vrijdag 15 november 2013

Teatros. Una vez trabajé como crítico teatral, y pasé mucho tiempo en los teatros de Ámsterdam. Aunque me gustaba su arquitectura, resultaban un tanto rancios, con vestíbulos deprimentes, guardarropas sombríos, café malo, todas esas cosas.

¡Qué diferentes son ahora! En 2008 se renovó totalmente el Stadsschouwburg, con una sala nueva, una nueva entrada por la Leidseplein y un bar y restaurante exquisitos. Una novedad realmente útil para nuestros visitantes extranjeros son los subtítulos en inglés de muchos espectáculos (indicado con una bandera del Reino Unido en su Sitio web).

Justo al lado el teatro DeLaMar, una creación del productor teatral holandés Joop van den Ende, resurgió de sus cenizas en 2010 después de 4 años de restauración. Aunque ha sido totalmente rediseñado, el edificio mantiene algo de su estilo original. Tiene un Grand Café aparte, con un menú muy recomendado por el exigente crítico gastronómico Johannes van Dam.

Carré, la ‘Gran Dama’ de los teatros de Ámsterdam, se renovó a principios de los noventa. Este teatro fue fundado por el director de circo Oscar Carré, y acoge todos los años al espectacular Circo Mundial de Navidad. Además de este circo tradicional, Carré ofrece también una mezcla de espectáculos nacionales e internacionales. Una vez entrevisté a Bello Nock, el payaso del Circo de Navidad de ese año. Me dijo que estaba haciendo 12 representaciones en 4 días, y que como él era hiperactivo, realmente se estaba divirtiendo… Los números circenses son ciertamente espectaculares, y no tienen nada que envidiar al Cirque du Soléil.

En los últimos años los bares de los hoteles son cada vez más populares, y mi predicción es que lo mismo va a suceder con los bares y restaurantes de los teatros. Así que este año voy a dejar estar el Circo Mundial de Navidad, y me voy a quedar en los vestíbulos y los bares de los teatros para empaparme de su ambiente. Y a probar el café, claro. ¡Estoy segura de que ha mejorado mucho