Un relojero en las estrellas

Marloes Tervoort, woensdag 13 februari 2013

Imaginemos que quieres comprar un reloj nuevo. Obviamente, puedes decidirte por un reloj trendy de un diseñador de moda, pero si realmente quieres destacar, elige una obra de arte en miniatura del relojero Christiaan van der Klaauw (1944). Este frisio, que empezó fabricando relojes en su taller de Joure en 1974, ha estado fascinado por el sistema solar toda su vida. Tanto, que en 1992 se especializó en la creación de relojes con complicaciones astronómicas. Si es preciso, incluye todo un planetario en un reloj de pulsera. “Las distancias entre los planetas son enormes, y sin embargo todos orbitan entre sí con precisión mágica. Yo quería capturar este maravilloso mecanismo en una esfera”, explica.

Sus Relojes Astronómicos han ganado varios premios, y la versión mejorada de su reloj Real Moon 1980 fue elegida recientemente “Reloj Europeo del Año 2012” en Londres. A las 6 de la mañana este diseño clásico muestra la fase actual de la luna. Está totalmente hecho a mano, así que su producción es muy reducida y su precio más bien alto, unos €26.000 de media. Las creaciones de Van der Klaauw son técnicamente avanzadas e infinitamente bellas, con materiales exclusivos como oro rosa y blanco, y platino. En 1990 fue admitido en la prestigiosa ‘Académie Horlogère des Créateurs Indépendants’ (AHCI), una institución formada exclusivamente por los mejores relojeros del mundo.
El astrónomo aficionado Eise Eisinga ha sido una importante fuente de inspiración para Van der Klaauw. En 1774 este prodigioso joven empezó a construir un complejo modelo de nuestro sistema solar en su sala de estar. Lo terminó siete años después, y gente de todo el mundo acudía para ver cómo orbitaban los planetas entre sí. De esta forma, Eisinga acabó con el temor popular de que los planetas se estrellaran contra la Luna y destruyeran la Tierra. Su planetario, que todavía funciona, es el más famoso y antiguo del mundo, y merece la pena visitarlo.

Los frisios llevan claramente la astronomía en la sangre. ¿O quizás su éxito es el resultado de una posición favorable de las estrellas? “No, en absoluto”, afirma el práctico Van der Klaauw, “Yo no creo en la astrología. Me importan más las cosas concretas. Al fin y al cabo, el tiempo pasa”.

Toomler, Breitnerlaan 2, Amsterdam
Boom Chicago, Leidseplein 12, Amsterdam
Comedy Café Amsterdam, Max Euweplein 43-45, Amsterdam