¿Te apetece una cervecita?

3 Visitas

En Holanda se elabora cerveza desde el principio de los tiempos. Antes la cerveza se fabricaba principalmente en los monasterios, pero en épocas más recientes empezaron a aparecer grandes cerveceras que distribuyen sus famosas marcas por todo el mundo. Algunas de ellas organizan visitas a sus instalaciones, pero también puedes disfrutar de una cerveza en un bar o una terraza. La mayoría de los bares sirven cerveza de barril de las marcas más conocidas, aunque también tienen muchas cervezas especiales. Suelen ser especialidades elaboradas en pequeñas cerveceras locales. Pero ten cuidado: estas cervezas pueden ser sorprendentemente fuertes.

Tradicionalmente deliciosas

Hoy en día la cerveza se toma en ocasiones sociales o para disfrutar de un momento de tranquilidad. Pero hace siglos era una de las pocas cosas que podían tomarse sin peligro para la salud, ya que el agua solía estar contaminada y la leche se estropeaba rápidamente. Como la cerveza se fabrica con agua hervida y el lúpulo que contiene también contribuye a su esterilización, en el pasado todo el mundo bebía cerveza, tanto niños como adultos. Así que muchos pueblos tenían sus pequeñas cerveceras propias, parecidas a las muchas que siguen existiendo hoy en toda Holanda.

Siempre deliciosa

Después de un largo día, entra en un bar y déjate aconsejar por el camarero. Puedes decidirte por una cerveza de barril de alguna de las marcas holandesas más conocidas, o tal vez prefieras un botellín de alguna especialidad local. Da lo mismo: la cerveza holandesa es siempre deliciosa, y excelente para apagar la sed. ¡Salud!