¿Te apetece una galleta?

A los holandeses les encanta el café, acompañado desde luego con unas galletas. Así que, obviamente, Holanda cuenta con una larga y honorable tradición pastelera, y una amplia variedad de galletas y pastas típicas. Otra peculiaridad es que cada región tiene sus propias galletas. Están las 'Zaanse koeken’ de Zaandam, las 'Enkhuizer koeken’ de Enkhuizen, las 'Deventer koeken’ de la ciudad del mismo nombre... Afortunadamente, hoy en día puedes probarlas todas en cualquier lugar de Holanda.

Un sabor para cada paladar

Las galletas y pastas holandesas más populares incluyen las pastas rellenas de almendra molida, pastelillos rosas formadas por una capa de bizcocho cubierta de glaseado rosa, gofres con almíbar, 'bokkepootjes’ (patas de cabra), 'kletsmajoors’ (cotillas), macarrones holandeses, y 'boterkoek’, un denso pastel a base de mantequilla. ¡Hay para todos los gustos!

¿Quieres probar?

Naturalmente, puedes encontrar buenas galletas en cualquier supermercado holandés. Pero si eres especialmente goloso y quieres probar varias de estas exquisiteces holandesas, lo mejor es que vayas a una pastelería. Sus pastas recién hechas están elaboradas con los mejores ingredientes, y realmente se nota la diferencia