Historia de los canales holandeses

18 Visitas

Desde que empezaron a bombear agua de sus tierras, los holandeses no han dejado de construir canales para transporte, irrigación y eliminación del agua. Los famosos canales de Ámsterdam son el resultado de una buena planificación urbana (para mantener a flote a nuestros amigos holandeses) y se utilizan sin problemas como vías de transporte adicionales. Leiden y Delft también se diseñaron pensando en el transporte por los canales. Hoy en día, además de los autobuses acuáticos que navegan por estas vías fluviales, hay también barcos-restaurante, viviendas flotantes y todo tipo de barcos y botes que frecuentan estos canales, a menudo semicirculares. Los canales externos que rodean la ciudad servían también como un ingenioso foso que protegía la urbe de invasores extranjeros.

El trazado de los canales en la ciudad holandesa moderna

Ámsterdam se creó con canales en círculos concéntricos frente a la bahía del lago IJ en el siglo diecisiete. Tres de ellos se diseñaron pensando en la construcción de zonas residenciales. El cuarto y más externo estaba concebido como línea de defensa, y para gestionar el exceso de agua. Estas vías fluviales estaban interconectadas mediante canales radiales formando un abanico. Se construyó desde oeste hacia el este, y se tardó mucho tiempo en irrigar la zona oriental. Delft es una ciudad de forma rectangular, con un entramado de canales. Si quieres ver tecnología de canales más moderna, la isla de Java en Ámsterdam es un buen sitio.

Auténticamente holandés

Si vas a Ámsterdam o a cualquier otra ciudad importante de Holanda, reserva algo de tiempo para disfrutar de sus canales. Su historia es parte integral de las ciudades y de cualquier recorrido, y están incluidos en la mayoría de los paquetes de visitas. Si lo que quieres es ver los canales desde el agua los taxis acuáticos son la mejor solución, sobre todo en Ámsterdam, y además podrás ahorrarte algo de dinero para el resto de tu viaje.