El norte al aire libre

Las provincias de Drenthe, Groninga y Frisia representan el norte al aire libre. Estas zonas llanas del norte reúnen algunos de los parajes naturales más impresionantes. Los lagos y los canales de Frisia forman la mayor red de vías fluviales conectadas de Europa, mientras que en Groninga y Drenthe todavía existen campiñas rurales. De ciclismo y senderismo a navegación y surf, el norte al aire libre te ofrece todo lo que necesitas para que tu estancia sea activa.

Groninga

Groninga se encuentra en la esquina nororiental de Holanda. Limita al este con el estado alemán de Niedersachsen, al sur con Drenthe, al oeste con Frisia y al norte con el mar de Wadden. La capital de la provincia de Groniga responde exactamente a ese mismo nombre. Esta ciudad universitaria es una ciudad animada idónea para ir de compras, disfrutar de la cultura y salir de marcha.

Frisia

Frisia es, principalmente, una provincia volcada en la agricultura. Las famosas vacas frisias blancas y negras y el reputado caballo negro de Frisia proceden de esta región. El turismo, sobre todo en los lagos del sudoeste de la provincia y en las islas del mar de Wadden en el norte, también es una importante fuente de ingresos. Cada año, miles de aficionados a los deportes acuáticos visitan Frisia para explorar sus fantásticas vías fluviales. La provincia también es conocida por sus galardonados patinadores sobre hielo: en cuanto las condiciones son óptimas, todo el mundo sale a patinar.

Drenthe

Drenthe, a diferencia de muchas otras zonas de Holanda, ha sido siempre una zona rural poco poblada. De hecho, otras regiones no veían este territorio como parte del resto de Holanda, sino que lo consideraban como un páramo. No obstante, aunque la población no fuera muy elevada, este páramo ha estado habitado desde la Prehistoria. La prueba más fehaciente de ello son los dólmenes (hunebedden) que datan del año 3000 a. C. Además de por el paisaje rural, vale la pena visitar Drenthe por los hunebedden.