En bicicleta

8 Visitas

Hay gente que dice que los holandeses nacen montados en sus bicicletas. Y la verdad es que Holanda es un país perfecto para pasear en bici; hay más bicicletas que habitantes. Más de 20.000 kilómetros de carril bici te esperan por todo el país y, en los escasísimos lugares donde no hay carriles bici, los usuarios de vehículos a motor tienen plena conciencia de la presencia de ciclistas.

A los holandeses les gustan varios tipos de bicicletas, desde las bicis clásicas para hombres y mujeres hasta las bicis de transporte y las reclinadas. Dado que Holanda cuenta con un terreno tan llano, un clima suave, distancias cortas y una infraestructura excepcional, ir en bicicleta no solo es práctico, sino que además es divertido. Si quieres verlo todo en Holanda, una de las mejores alternativas es recorrer el país en bicicleta.

Alquiler de bicicletas

Entra a formar parte de la cultura holandesa del ciclismo y alquila una bicicleta. Puedes alquilar una bici en el centro de varias de las grandes ciudades, en las estaciones de tren y en algunos hoteles y otros tipos de alojamientos.

Carriles bici

Alrededor de cien carriles bici panorámicos te llevan a encantadores lugares de interés. Podrás obtener información sobre esos itinerarios ciclistas en las empresas de alquiler de bicicletas y en las oficinas de turismo locales (VVV).

La ANWB o Asociación Automovilística de Holanda ha colocado señales de carretera fácilmente reconocibles (blancas con letras rojas) a lo largo de los carriles bici. Indican la distancia que hay que pedalear hasta las ciudades cercanas. De ese modo podrás llegar desde el punto A al punto B por la ruta más directa y sin perderte.

Por un precio muy asequible puedes aparcar la bicicleta en naves vigiladas para bicis. También puedes utilizar los aparcamientos públicos gratuitos que encontrarás por todas partes. Asegúrate de colocarle un candado.