En taxi

4 Visitas

Te darás cuenta de inmediato de que en Holanda el taxi no es tan necesario como en otros países. El motivo principal es que el transporte público es excelente y asequible. Si quieres cubrir distancias largas, te recomendamos que utilices el sistema de transporte público.
En las ciudades principales hay varias compañías de taxis que ofrecen sus servicios. Identificarás los taxis enseguida por el distintivo de «Taxi» que llevan en el techo del coche. En esas ciudades, puedes ir hasta una parada de taxis y esperar a que aparezca uno disponible. También puedes reservar un taxi por teléfono llamando a una compañía local de taxis. En algunas ciudades podrás parar un taxi en medio de la calle. 

Propinas y precios máximos

Antes de montarte en un taxi, te recomendamos que preguntes cuánto te va a costar la carrera. Comprueba también si el taxímetro se pone en marcha en el momento en el que inicias el trayecto para evitarte discusiones al llegar a tu destino. En los taxis que pueden llevar hasta cuatro pasajeros, el precio más elevado de la bajada de bandera, incluidos los dos primeros kilómetros, es de 7,50 €. A partir del tercer kilómetro, se paga un máximo de 2,20 € por kilómetro. Si solicitas que un taxi te espere, el precio máximo por hora es de 33 €.

En el caso de los taxis-furgoneta (entre cinco y ocho personas) y las furgonetas para personas discapacitadas, el precio más elevado de la bajada de bandera, incluidos los dos primeros kilómetros, es de 12,20 €. A partir del tercer kilómetro, se pagan un máximo de 2,52 € por kilómetro. Si solicitas que un taxi-furgoneta te espere, el precio máximo por hora es de 33 €. 

El treintaxi 

El treintaxi es un tipo de sistema de transporte compartido. Compartes el taxi con otros pasajeros y, por tanto, el precio de la carrera se reduce. Los traintaxis cubren el trayecto desde y hasta la mayoría de las estaciones de tren de Holanda.