Cinco lugares perfectos para perderte entre libros en Holanda

5 de marzo de 2018

Palacetes de la Edad de Oro, iglesias, museos históricos o edificios de vanguardia firmados por grandes arquitectos son algunos de los singulares edificios que albergan en Holanda librerías y bibliotecas dignas de una visita como si de un gran highlight turístico se tratara. Y es que a pesar de vivir en la era de e-book, nada puede competir con el auténtico olor a libro, sobre todo cuando los estantes se encuentran en edificios como éstos:

Maastricht: Librería en la Iglesia Dominica

Pasear por la librería Dominicanen es volver al pasado. Los arcos góticos, antiguos frescos y coloridas vidrieras de esta iglesia de los dominicos del siglo XIII nos invitan a perdernos en un ambiente misterioso acompañados de libros o de un café. La librería es ya todo un reclamo turístico en la ciudad y recibe la vista de más de 700.000 personas al año. Organiza también numerosos eventos al año, incluidos debates, exposiciones, recitales o conciertos.

Baarn: Den Boer en Jugendstil

Baarn, a unos 20 minutos de Amsterdam, es una ciudad verde y tranquila. Los amantes de las librerías con personalidad y encanto no deben dejar de visitar ‘’Den Boer’’, localizada en un edificio Art Nouveau de 1887 con unos impresionantes ventanales de arcos de medio punto.

Zwolle: ‘Waanders in de Broeren

Zwolle también tiene su librería en una iglesia, pero inmersa en una atmósfera innovadora y con mucha luz. Posee cuatro plantas, un órgano, un bar-restaurante y hasta una oficina de información turística. 

La biblioteca del Rijksmuseum

Cualquiera que tope con esta biblioteca por casualidad mientras visita el Rijksmuseum seguramente pensará que es un lugar reservado a conservadores e investigadores, pero no es el caso. Todo el mundo puede sentarse a leer rodeado de arte y con las obras maestras de Rembrandt a unos pocos metros de allí, pero solo con una prohibición: no se permiten lápices ni bolígrafos.

Biblioteca de Spijkenisse

También conocida como “la montaña”, esta innovadora biblioteca diseñada por el conocido estudio holandés MVRDV ocupa la plaza central del mercado en la ciudad de Spijkenisse, cerca de Rotterdam. Los arquitectos han querido rendir un homenaje al pasado tradicional agrícola de la pequeña ciudad, recordando la estructura de las antiguas granjas. El edificio está recubierto con un techo de cristal en forma de granero, forrado de vigas de madera, dando la apariencia de estar casi al aire libre. El edificio forma parte de un eco-barrio también diseñado por MVRDV.