Rembrandt y Saskia: el amor en el Siglo de Oro holandés

16 de noviembre de 2018

Bajo este sugerente título, el Museo Fries de Leeuwarden presenta una exposición sobre el matrimonio en la alta sociedad del siglo XVII cuyo protagonismo estará en la pareja formada por Rembrandt van Rijn y su esposa, Saskia Uylenburgh. Como preludio del Año de Rembrandt en 2019, un total de 29 obras del maestro holandés y más de 70 préstamos de colecciones europeas se reunirán en esta muestra que podrá ser visitada desde el próximo 24 de noviembre hasta al 17 de marzo del año que viene.

Rembrandt conoció a Saskia en 1633, cuando ya estaba camino de convertirse en un destacado pintor. Ella provenía de una familia adinerada en Leeuwarden y poco después de su primer encuentro, la pareja anunció su compromiso. En 1634 se casaron y después de la boda, la pareja se mudó a Amsterdam, donde Rembrandt tenía su estudio. Al pintor le gustaba que su nueva esposa actuase como modelo para sus obras.

De hecho, varios de las pinturas y grabados que representan a Saskia están incluidos en la exposición, entre ellos, ‘Retrato de Saskia’, punto culminante de la muestra. Se trata de una obra que Rembrandt completó después de su muerte y que se expondrá en Holanda por primera vez en más de 250 años, proveniente de la Gemäldegalerie Alte Meister del Museumslandschaft Hessen-Kassel (Alemania).

Sin embargo, la exposición no solo muestra el matrimonio de Rembrandt y Saskia, sino que también nos acercará a los enlaces matromoniales de la alta sociedad del siglo XVII. Corazones de boda grabados, poemas lascivos y pinturas llenas de simbolismo muestran cómo estas parejas consideraban el amor, la religión y la fidelidad eterna en el Siglo de Oro Holandés.

Los hijos fueron la gloria suprema del matrimonio del siglo XVII. Además de ser una misión dada por Dios, también era la forma de transmitir el nombre de la familia, el estado, las posesiones y los privilegios. Pero los niños eran vulnerables en esa época y la mortalidad infantil era alta. Ejemplo de ello fue la familia formada por Rembrandt y Saskia, quienes tuvieron cuatro hijos, pero sólo su cuarto bebé, Titus, alcanzaría la edad adulta. Es por esto que los padres adinerados inmortalizaban a sus hijos y seres queridos en los retratos familiares.

Para poder hacer realidad la exposición “Rembrandt y Saskia: el amor en la Edad de Oro holandesa” más de 70 obras de toda Europa se prestarán al Museo Fries. Su propia colección se complementa con obras maestras de la Galería de imágenes de Dulwich, en Londres, la Fundación Custodia de París, la Biblioteca de la Universidad de Gante y varias colecciones privadas, entre otras.

Más información: https://www.friesmuseum.nl/en/see-and-do/exhibitions/rembrandt-en-saskia/