Ocupación y persecución en Holanda durante la Segunda Guerra Mundial - Holland.com
Foto: © Arjan de Jager
Ruta de la Liberación

La ocupación de Holanda durante la Segunda Guerra Mundial

A pesar de sus esfuerzos por mantener la neutralidad cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa, las fuerzas alemanas invadieron el país el 10 de mayo de 1940. Poco después, Holanda estaba bajo el control de Alemania. Se daba así comienzo a cinco años de ocupación, en los que las condiciones de vida de los holandeses empeoraron. Además de ser reprimidos, obligados a abandonar sus hogares, morir de hambre y obligados a trabajar en las fábricas por sus invasores, al acabar la guerra, casi tres cuartas partes de la población judía de Holanda había sido deportada y exterminada en campos de concentración. Descubre más sobre la ocupación y persecución de los holandeses durante este periodo y conoce más lugares, monumentos y museos que puedes visitar para vivir este oscuro periodo de la historia de Holanda.

  • Descubre más sobre cómo fue perseguida la población holandesa durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial.
  • Ven a conocer los cementerios y monumentos que rinden homenaje a aquellos que perdieron su vida durante este oscuro periodo de la historia de Holanda.
  • Descubre más sobre el papel de la resistencia holandesa en la lucha contra el control alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Alemania invade Holanda

La ocupación alemana de Holanda comenzó después de cinco días de enfrentamientos en mayo de 1940. Los bombarderos de la Luftwaffe habían dejado caer sus cargas letales sobre Róterdam matando casi a 1.000 civiles y destruyendo decenas de miles de hogares. Al día siguiente, el alto mando holandés, sabiendo que estaban agotándose las provisiones y la munición, se rindió oficialmente ante los alemanes.

Comienza la represión contra los holandeses

A comienzos de la ocupación alemana de Holanda el centro de Róterdam estaba reducido a cenizas, el gobierno y la familia real habían huido y se implementaron medidas antisemitas. Después de que las Potencias del Eje invadieran la Unión Soviética en junio de 1941 y de que fueran derrotadas en Moscú y Stalingrado, las cosas empeoraron, ya que los alemanes pedían mayores contribuciones a los holandeses. En Holanda, esto significó que la producción se centró casi exclusivamente en la industria de guerra. La represión de los holandeses se acrecentó, especialmente contra la población judía.

El Holocausto en Holanda

La persecución de la población judía en Holanda fue de una maldad calculada. La discriminación y persecución de los judíos comenzó inmediatamente después de la invasión. A los judíos se les prohibió visitar zonas públicas, fueron despedidos de sus puestos gubernamentales y, en 1941, los nazis comenzaron a deportar a los judíos holandeses al campo de concentración Mauthausen-Gusen.

El 22 y 23 de febrero de 1941, las fuerzas alemanas asaltaron el barrio judío de Ámsterdam, arrestando y deportando a más de 400 hombres. La reacción de la población holandesa fue única entre los países europeos invadidos por los nazis: organizaron la Huelga de Febrero, una huelga general de dos días que comenzó el 25 de febrero de 1941. Por desgracia, apenas lograron nada y, en 1942, se obligó a los judíos a portar visiblemente la estrella de David en la ropa y comenzaron las deportaciones masivas a los campos de concentración. Ese mismo año, los alemanes establecieron un campo de tránsito en Westerbork, en la provincia holandesa de Drente. También se construyeron campos de concentración en Vught y Amersfoort. En la actualidad, puedes visitar el museo y el monumento en el campo Vught, donde una audioguía te hará vivir las historias de la gente que estuvo presa aquí. Sólo unos 38.000 de los 140.000 judíos que vivían en Holanda en 1941 sobrevivieron cuando acabó la guerra en 1945.

Las atrocidades cometidas durante este periodo fueron aterradoras y, quizás, uno de los ejemplos más impactantes fue el desahucio forzoso de la institución psiquiátrica judía de Het Apeldoornse Bosch cuando miles de personas con discapacidades y enfermedades mentales fueron transportadas para ser asesinadas en Auschwitz-Birkenau. Visita Het Apeldoornse Bosch, hoy en día conocida como Zorginstelling 's Heeren Loo, para descubrir más sobre la institución y la historia de la gente a la que allí se cuidaba.

Trabajos forzados y el Muro Atlántico

Una de las cosas que más impactó a los holandeses durante la ocupación fue el "Arbeitseinsatz" alemán, que forzó a todos los hombres entre 18 y 45 años a trabajar en fábricas alemanas. Como parte de este programa, unos 500.000 holandeses fueron transportados en contra su voluntad a Alemania. La vida en las fábricas era dura, además de peligrosa, ya que los aliados bombardeaban habitualmente los edificios. Todo hombre que se resistió a ir a las fábricas se vio obligado a esconderse.

En 1943, la tensión entre la población holandesa y las fuerzas alemanas iba en aumento. La enemistad se vio exacerbada por la construcción del Muro Atlántico, una línea de defensa costera que los nazis desplegaron desde el suroeste de Francia hasta Dinamarca y Noruega. En Holanda, el muro se construyó pasando por largos tramos de La Haya y Scheveningen y parte de la población holandesa se vio obligada a trabajar en la obra. En total, decenas de miles de casas fueron evacuadas y mucha gente tuvo que abandonar su hogar para acomodar el levantamiento del muro. Puedes descubrir más sobre el Muro Atlántico visitando la región de las Islas Frisias en el norte de Holanda.

La resistencia holandesa y el control alemán

Por supuesto, algunos ciudadanos holandeses no soportaron ver lo que le estaba pasando a su país y a su gente, y se resistió a la ocupación. El contraespionaje, el sabotaje doméstico y la red de comunicaciones de la resistencia holandesa ayudaron a proporcionar un importante apoyo para las fuerzas aliadas durante la liberación de Holanda. La resistencia estaba formada por células pequeñas e independientes que también participaron en una serie de actividades desestabilizadoras durante la ocupación, incluidas la falsificación de tarjetas de racionamiento y de dinero, el espionaje, la publicación de periódicos clandestinos y el sabotaje de líneas telefónicas y ferrocarriles. Los miembros de la resistencia, en caso de ser descubiertos, eran inmediatamente condenados a muerte.

En Scheveningen, todavía puedes visitar el Oranjehotel, un centro de detención donde encerraban e interrogaban a miembros de la resistencia. Unos 250 prisioneros encerrados en este establecimiento, fueron condenados a muerte y ejecutados en la cercana llanura de Waalsdorpervlakte. Los alemanes también llevaron a cabo represalias despiadadas cuando eran atacados por los miembros de la resistencia. En el pueblo de Putten 602 hombres —casi todos los hombres del pueblo— fueron arrestados y deportados a campos de concentración como represalia por un ataque a un vehículo que llevaba a soldados de la Wehrmacht. Y en la localidad de Woeste Hoeve, 116 hombres fueron detenidos y ejecutados en el acto después de que miembros de la resistencia dispararan al jefe de policía nazi, el General Hanns Rauter de las SS. Otros 147 prisioneros de la Gestapo fueron ejecutados otros lugares. Esta fue la ejecución en masa más numerosa en Holanda durante la Segunda Guerra Mundial.

Otra forma de apoyar a la resistencia era escondiendo y acogiendo a refugiados y enemigos del régimen nazi. La gente que hacía esto era conocida como onderduikers ("los escondidos" en español). La familia de Ana Frank era tan sólo uno de los varios grupos escondidos de esta manera. Hoy en día puedes visitar "Het Verscholen Dorp" (El pueblo oculto) en el denso bosque cercano a Vierhouten, donde se escondieron unas 80 personas durante más de un año. Otro refugio era Nieuwlande, en la provincia de Drente, uno de los dos únicos pueblos del mundo que recibieron, de forma colectiva, el reconocimiento de Justos entre las Naciones de Israel por salvar a los judíos durante la guerra.

Rindiendo homenaje a las víctimas de la guerra

El 5 de mayo de 1945, Holanda volvía a ser libre, pero el país había pagado un alto precio. Gran parte de los campos, pueblos y ciudades habían sido destruidos. Fue casi imposible contar la cantidad de muertos que hubo en total. Hoy en día puedes visitar monumentos y cementerios en los que se honra a aquellos que perdieron la vida durante el conflicto. Entre ellos se encuentra el Campo de Honor (Ereveld) de Loenen, donde se encuentran enterradas más de 3.900 víctimas de la guerra, incluidos civiles, miembros de la resistencia y prisioneros políticos. El campo de honor militar de Grebbeberg, situado cerca de Rhenen, es la última morada de los soldados holandeses que murieron en mayo de 1940. Ysselsteyn, en la provincia de Limburgo, es el único cementerio de guerra alemán de Holanda. Casi 32.000 soldados caídos están enterrados aquí en 17 hectáreas de terreno. También puedes visitar cementerios de guerra en varios lugares en Holanda que representan la última morada de civiles y soldados estadounidenses, canadienses, británicos, polacos, franceses y alemanes que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Las tumbas de los soldados que murieron durante la Segunda Guerra Mundial también las puedes encontrar en www.liberationroute.com.

Ruta de la Liberación

Descubre esta histórica Ruta Conmemorativa en Holanda, que une los hitos más importantes durante el avance de los aliados.

El Muro Atlántico

Desde los búnkeres de La Haya hasta el Kazemattenmuseum (Museo casamatas) en las Islas Frisias, todavía se pueden admirar los restos del Muro Atlántico.

Leer más

Monumento Nacional Oranjehotel y el Waalsdorpervlakte

Más de 25.000 personas permanecieron prisioneras en el Oranjehotel durante la guerra, y al menos unas 250 de ellas fueron fusiladas cerca del Waalsdorpervlakte. En ambos lugares se conmemoran estos horribles acontecimientos.

Leer más
Museos

Campo de concentración de Westerbork

El campo de concentración de Westerbork, un campo de tránsito hacia los campos de concentración y exterminio, mantiene viva la memoria de cientos de miles de judíos, sinti y romaníes holandeses que fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial.

Leer más

Monumento Nacional Campo de Concentración de Vught

Descubre un capítulo oscuro de la historia de la Segunda Guerra Mundial en Holanda en el Monumento Nacional Campo de Concentración de Vught. Más de 32.000 estuvieron encarceladas en el campo de concentración de Vught durante la guerra.

¿Te ha parecido interesante? Descubre más