Un túnel decorado con cerámica de Delft en Ámsterdam

324 Visitas

26 de mayo de 2016

Un túnel decorado con cerámica de Delft en Ámsterdam

La cerámica de Delft es uno de los iconos holandeses por excelencia. Elaborada en la ciudad con el mismo nombre desde el siglo XVI, sus tonos azules son inconfundibles. Para acercar su belleza a ciclistas y peatones, el túnel Cuyperspassage de Ámsterdam ha sido decorado con 80.000 azulejos de cerámica azul de Delft. El mural sorprende a los 15.000 viandantes y ciclistas que pasan a diario por este túnel, de 110 metros de largo y tres de ancho, para cruzar desde la ciudad al río Ij y viceversa.

Leer más

La cerámica de Delft es uno de los iconos holandeses por excelencia. Elaborada en la ciudad con el mismo nombre desde el siglo XVI, sus tonos azules son inconfundibles. Para acercar su belleza a ciclistas y peatones, el túnel Cuyperspassage de Ámsterdam ha sido decorado con 80.000 azulejos de cerámica azul de Delft.  El mural sorprende a los 15.000 viandantes y ciclistas que pasan a diario por este túnel, de 110 metros de largo y tres de ancho, para cruzar desde la ciudad al río Ij y viceversa.

El túnel está claramente dividido en dos carriles, uno para los peatones y otro para los ciclistas. En el lado de los viandantes es donde se puede observar el espectacular mural de cerámica, que hace referencia a una obra restaurada por el afamado pintor de azulejos Cornelis Boumester, representando el buque de guerra Rotterdam y la Flota del arenque, y que forma parte de la colección del Rijksmuseum.  La diseñadora holandesa Irma Boom, encargada del proyecto, introdujo algunos cambios en la reproducción de la obra como la inclusión del escudo de armas de Ámsterdam en la popa, las olas rompiendo o las gaviotas.

Tránsito de la Holanda clásica a la moderna

Según te desplazas desde la ciudad al río, el mural representando una escena naval del pasado se desvanece en forma de pequeños azulejos que parecen píxeles, queriendo mostrar el paso de la Holanda clásica a la moderna, del distrito histórico de Ámsterdam  a la nueva zona que se encuentra en torno al río Ij.

El otro lado del túnel, destinado a los que se mueven en bici, además de estar claramente separado de la zona de los peatones, ha sido diseñado de manera diferente, con un sistema de enrejado y asfalto que absorbe el sonido. También cuenta con una línea de luces LED que delimita e ilumina el camino de los ciclistas.