FEBO Amsterdam

19 Visitas

¿Estás de visita en Ámsterdam y te mueres por un tentempié? En ese caso, tienes que ir a FEBO. FEBO ofrece una amplia variedad de tentempiés que satisfarán tu apetito, desde sabrosas patatas fritas con salsa, hasta queso frito, un perrito caliente de carne picada o una croqueta. Por supuesto que puedes encontrar todos estos productos en cualquier otro bar de Holanda, pero FEBO es el único donde podrás sacarlos de la pared.

El “cajero automático” de FEBO

Son muchos los turistas que se quedan mirando con asombro el “cajero de tentempiés” de FEBO. Filas de croquetas, hamburguesas y perritos calientes de carne picada tras ventanitas de cristal esperan al transeúnte hambriento. Tras introducir las monedas en la ranura, no tienes más que abrir el compartimento acristalado para poder hincarle el diente a un tentempié caliente recién hecho. No hay motivos para dudar de la calidad de la gama de productos de FEBO: todos ellos se elaboran y se entregan a los establecimientos a diario. Los turistas que quieran sentirse como auténticos lugareños deberían probar estos tentempiés rápidos sacados de la pared de FEBO.

Ferdinand Bolstraat (FEBO)

El modelo de “cajero automático” ha sido el santo y seña de FEBO durante más de 40 años. En 1960, el pastelero J.I. de Borst fue el primero en los Países Bajos en transformar su negocio de tentempiés de hojaldre en un establecimiento de comida rápida en el que el “cajero” desempeñaba el papel principal. Atribuye su éxito al hincapié en la calidad, su prioridad absoluta desde que en 1941 abriera Maison Febo en Ámsterdam. Hace las croquetas el mismo, y también su propio helado. Con el paso de los años, FEBO ha crecido hasta convertirse en una gran empresa con franquicias repartidas por todo el país, pero de Borst no ha subcontratado jamás la producción de sus tentempiés.

Más acontecmientos