Croquetitas

11909 Visitas

Croquetitas

En Holanda, cuando se sale por la noche o con los compañeros de trabajo, la gente suele ir primero a un bar para tomarse unas cervezas acompañadas de algo de picar. Esas tapas se llaman en holandés bittergarnituur. La traducción es algo así como "guarnición para lo amargo", donde "lo amargo" se refiere en este caso a una bebida alcohólica.

Leer más

En Holanda, cuando se sale por la noche o con los compañeros de trabajo, la gente suele ir primero a un bar para tomarse unas cervezas acompañadas de algo de picar. Esas tapas se llaman en holandés bittergarnituur. La traducción es algo así como "guarnición para lo amargo", donde "lo amargo" se refiere en este caso a una bebida alcohólica.

El bittergarnituur consiste generalmente en daditos de queso Gouda, minirollitos de primavera y albóndigas, unas lonchitas del embutido local y, naturalmente, bitterballen, el aperitivo favorito de Holanda.

Las bitterballen son croquetitas redondas con un relleno tierno y sabroso. Tradicionalmente son de carne de vaca, aunque también pueden prepararse con pollo, ternera, o incluso setas para quienes prefieren una versión vegetariana.

Croquetitas (Bitterballen)

  • 100 gr. de mantequilla
  • 150 gr. de harina
  • 700 ml de caldo de vaca
  • 30 gr. de cebolla cruda picada
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 400 gr. de carne cocida en tiras
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Para el empanado

  • 50 gr. de harina
  • 2 huevos batidos
  • 50 gr. de pan rallado

Fundir la mantequilla en una sartén o cazuela. Añadir la harina poco a poco a la mantequilla fundida y remover hasta obtener una pasta espesa. Añadir lentamente el caldo sin dejar de revolver hasta que la pasta absorba todo el líquido. Dejar cocer a fuego lento durante unos minutos, añadiendo la cebolla, el perejil y la carne en tiras. Cocer esta mezcla hasta que se transforme en una bechamel espesa.
Verter la mezcla en una fuente poco profunda, cubrir y refrigerar durante varias horas o hasta que se haya solidificado. 

Con una cuchara, tomar un poco de bechamel y darle forma de bola pequeña. Pasar por harina, huevo batido y pan rallado, procurando que el huevo cubra toda la superficie de la bitterbal. Cuando estén todas hechas, dejar reposar en la nevera mientras se calienta el aceite hasta 190ºC. Freír las bitterballen de cuatro en cuatro hasta que estén doradas.

Servir en una fuente con mostaza gruesa o picante.

Cantidades aproximadas para unas 20 'bitterballen'.

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más