Petisús de chocolate y nata

1234 Visitas

Petisús de chocolate y nata

Los holandeses somos muy golosos. Nos encantan las galletas, los pasteles, las pastas, y cualquier cosa que lleve queso o chocolate. Y nos entusiasma la nata montada. ¡Nuestras tartas no llevan glaseado, nos basta con que tengan nata!

Leer más

Los holandeses somos muy golosos. Nos encantan las galletas, los pasteles, las pastas, y cualquier cosa que lleve queso o chocolate. Y nos entusiasma la nata montada. ¡Nuestras tartas no llevan glaseado, nos basta con que tengan nata!

Así que no es raro que estos pasteles sean unos de los favoritos de todo el país. Es como un petisú de chocolate, pero más grande, más esponjoso, con mejor chocolate y mucha más nata. Estas hermosuras han hecho famosa a la ciudad de 's-Hertogenbosch (¿o es al revés?), y se comen con cuchillo y tenedor y un montón de servilletas. Porque, invariablemente, terminas con nata en la falda, los pantalones, la corbata, la blusa, los dedos… Igual que con los tompouce, otro pastel que les encanta a los holandeses. Y ése es justamente el mayor encanto de estos bollen.

Petisús de chocolate y nata (Bossche Bollen)

  • 75 ml de agua
  • 30 gr. de mantequilla
  • 45 gr. de harina
  • Una pizca de sal
  • 1 huevo
  • 1 barra de chocolate puro
  • 1 cucharada de agua
  • 150 ml de nata
  • 2 cucharadas de azúcar

Calentar el agua con la mantequilla en una cazuela a fuego medio. Retirar del fuego cuando empiece a hervir. Añadir la harina y la sal y remover hasta que se forme una bola. Dejar enfriar hasta que no queme al tocarlo. Añadir el huevo y seguir removiendo hasta que la masa lo absorba completamente y esté homogénea.

Cubrir una fuente de hornear con papel sulfurado, dividir la masa en cuatro trozos (para bollen pequeños) o en dos (para bollen grandes), y ponerlos sobre el papel. Hornear a 200ºC/425ºF durante unos 20-25 minutos, o hasta que estén subidos y dorados. Dejar enfriar sobre una rejilla.
Mientras se cuecen los bollen, montar la nata con el azúcar hasta que esté bien firme. Llenar con esta crema una manga pastelera de boquilla pequeña y rellenar los bollen por la base. Calentar la barra de chocolate con la cucharada de agua en el microondas (30 segundos a potencia media), remover hasta que el chocolate se haya disuelto y esté homogéneo. Dejar enfriar unos 5 minutos. Con mucho cuidado, sumergir la parte superior de cada Bossche bol en el chocolate fundido. Si no quieres mancharte las manos, coloca los bollen en una rejilla y vierte lentamente el chocolate fundido por encima, cucharada a cucharada.

Dejar enfriar en la nevera durante unos 20 minutos, o hasta que el chocolate se haya endurecido y los pasteles estén firmes al tacto. Disfrútalos en compañía de una taza de café y unos buenos amigos. ¡Y no olvides las servilletas!

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más