Gevulde Speculaas

890 Visitas

Gevulde Speculaas

¡A los holandeses les encantan las galletas! Les gustan crujientes, blanditas, saladas, dulces, grandes, pequeñas, con chocolate, sin chocolate... ¡todas! No hay ninguna que no les guste.

Leer más

¡A los holandeses les encantan las galletas! Les gustan crujientes, blanditas, saladas, dulces, grandes, pequeñas, con chocolate, sin chocolate... ¡todas! No hay ninguna que no les guste. Una de sus favoritas es la speculaas, una galleta dulce y crujiente con un delicioso sabor especiado, normalmente en forma de molino de viento. La speculaas se vende también en forma de tabletas grandes y crujientes; no se cortan, simplemente se rompe un trozo y se come. Se llaman speculaasbrokken.

Aún más rico es el gevulde speculaas, un pastel aromatizado con las especias de la speculaas, y relleno con una deliciosa pasta de almendra. El gevulde speculaas se suele vender por la fiesta de Sinterklaas, a primeros de diciembre, aunque ahora ya se encuentran también en otras épocas del año. Es un pastel muy dulce y denso, igual que el boterkoek (pastel de mantequilla), y suele servirse cortado en cuadraditos o en lonchitas.

Las speculaaskruiden son una mezcla de especias en polvo; los principales ingredientes son canela, coriandro, nuez moscada, clavos de olor, jengibre y cardamomo. Si puedes, no dejes de llevarte un bote de especias para speculaas antes de volver a tu país.

Gevulde Speculaas (bizcocho de jengibre relleno de almendra)

  • 250 gr de harina con levadura
  • 1 cucharada de canela
  • ¼ cucharadita de coriandro
  • ¼ cucharadita de nuez moscada
  • ¼ cucharadita de clavos de olor
  • ½ cucharadita de jengibre
  • ½ cucharadita de cardamomo
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 125 gr de azúcar morena
  • Una pizca de sal
  • 125 gr de mantequilla fría
  • 4 cucharadas de leche
  • 2 huevos, separados
  • 350 gr de pasta de almendra
  • Almendras partidas por la mitad, para decorar

Mezclar la harina, las especias molidas, el azúcar y la sal. Añadir la mantequilla y mezclar con la harina cortando con dos cuchillos hasta que la masa parezca arena húmeda. Añadir la leche y una yema de huevo, y amasar hasta que esté todo mezclado. Si la masa está demasiado seca, añadir una cucharada de leche. Hacer una bola, envolver en lámina de plástico y dejar en la nevera durante varias horas, mejor toda la noche.

Mezclar las claras de huevo una por una con la pasta de almendra hasta que pueda untarse.

Precalentar el horno a 175ºC. Dividir la masa en dos partes. Engrasar un molde de tarta o de bizcocho, y extender uno de los trozos con el rodillo. Cubrir el fondo y los lados del molde. Cubrir la masa con pasta de almendras, extender el otro trozo de masa y cubrir el relleno y los bordes del molde.

Pintar con la yema de huevo restante, adornar el borde del pastel con las mitades de almendra, y hornear a 175ºC durante unos 45 minutos hasta que esté dorado. Dejar enfriar antes de sacarlo del molde, cortarlo en 12 trozos, y servir.

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más