Museo del Queso holandés

7 Visitas

Situado en los pisos segundo y tercero de la casa de pesaje de quesos de Alkmaar, el Museo del Queso Holandés ha sido diseñado para explicar la producción del queso, su historia y su papel en la cultura holandesa. El edificio era originalmente una capilla pero a lo largo de los siglos se fue incorporando a la casa de pesaje, y ahora es también un museo. Holanda fue famosa por sus quesos mucho antes que por sus tulipanes. El museo se fundó para mantener la historia de la orgullosa tradición de producción quesera de sus regiones, a pesar de la aparición de los quesos de fabricación industrial.

Exposiciones y artículos de interés

La colección del Museo del Queso incluye muchos de los utensilios más comunes para la producción de queso utilizados a lo largo de la historia, y explica la diferencia entre los quesos artesanales y los industriales. También expone 24 majestuosos retratos históricos, realizados en el siglo dieciséis, de mujeres ataviadas con los trajes típicos de la provincia de Holanda del Norte (Noord Holland). Además, han recreado muchos de estos trajes a tamaño natural. Hay visitas guiadas durante todo el año, pero no olvides reservar por adelantado.

Más que queso

Si viajas al norte del país, una visita a Alkmaar es una interesante alternativa a algunas de las excursiones más típicas por las grandes ciudades. Además del Museo del Queso la villa cuenta con numerosas atracciones adicionales, como el Museo Nacional de la Cerveza, el Museo de los Beatles y un recorrido a pie de 90 minutos que te permitirá admirar toda la ciudad. El Museo del Queso tiene zonas dedicadas a los niños, como un área de juegos y visitas guiadas que incluyen una ‘caza del tesoro’. Hay varias compañías turísticas que organizan también visitas de media jornada desde Ámsterdam para ver los molinos de la región, visitar una quesería y recorrer el centro de Alkmaar, incluido el Museo del Queso y el mercado de quesos.