Oliebollen

4856 Visitas

Oliebollen

En Holanda la Nochevieja se celebra con una fuente de buñuelos cubiertos de azúcar glas: los ‘oliebollen’. Aquí tienes la receta para prepararlos tú mismo.

Leer más

En Holanda, las Navidades y la Nochevieja son siempre momentos mágicos. El país suele estar cubierto de nieve y las calles decoradas con árboles de Navidad y miles de luces, con una atmósfera de lo más entrañable. La gente se apresura por las calles para volver con sus seres queridos, pero no sin antes pararse en alguno de los muchos oliebollenkramen. Estos pintorescos puestos surgen por todas partes en esta época del año, y venden los dulces de sartén típicos de la temporada navideña. Lo más corriente es comprar una bolsa de oliebollen recién hechos para llevar a casa. ¡Y otro más para tomar allí mismo

Los oliebollen, literalmente traducidos como 'bolas de aceite', son buñuelos con pasas y cubiertos generosamente de azúcar glas. En esta época del año, lo tradicional es servir los oliebollen acompañados de una taza de café.

Los oliebollen también están muy buenos fríos, con una taza de café calentito y más azúcar glas. Nuestra receta es para unos seis 'oliebollen'.

Oliebollen

125 gr. de harina
75 ml de leche tibia
7 gr. de levadura de pan
20 gr. de mantequilla blanda.
15 gr. de azúcar
1 cucharadita de ralladura de limón
Un pellizco de sal
1 huevo
20 gr. de pasas o cualquier otra fruta seca o confitada.
1 cucharada colmada de azúcar glas

Poner las pasas en remojo con agua caliente o ron unas horas antes, preferiblemente durante toda la noche. Disolver la levadura en la leche tibia. Mezclar la harina con el azúcar y la ralladura de limón, e incorporar con cuidado la mezcla de leche y levadura. Añadir el huevo y la sal y revolver durante varios minutos hasta mezclar bien la masa. Incorporar las pasas escurridas. Cubrir y dejar subir hasta que haya doblado su volumen. Remover la masa y dejar que vuelva a subir.

Mientras, calentar el aceite en la freidora a 190ºC. Cubrir una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite de los buñuelos. Revolver bien la masa. Con una cuchara grande o una pala de helado, tomar porciones de la masa, dejarlas caer en el aceite caliente y freír durante unos 4 minutos por cada lado o hasta que estén dorados.

Es muy importante que la temperatura del aceite sea la correcta. Si está demasiado caliente los buñuelos se quemarán por fuera y no estarán cocidos por dentro.

Escurrir bien los buñuelos sobre el papel de cocina, pasarlos a una fuente limpia y espolvorearlos con azúcar glas.

‘Oliebollen’ y ‘appelbeignets’

  1. Denise Kortlever

No se puede celebrar una Nochevieja en Holanda sin los tradicionales “oliebollen”

Leer más

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más