Gofres rellenos de caramelo

14479 Visitas

Gofres rellenos de caramelo

Un stroopwafel está formado por dos gofres unidos por un relleno de caramelo blando. Es una galleta tradicional muy popular, al parecer originaria de la ciudad de Gouda. El dulce aroma de los stroopwafels recién hechos te perseguirá cuando visites los mercados y ferias al aire libre de Holanda. ¡No dejes de probar esta especialidad tan deliciosa!

Leer más

Un stroopwafel está formado por dos gofres unidos por un relleno de caramelo blando. Es una galleta tradicional muy popular, al parecer originaria de la ciudad de Gouda. El dulce aroma de los stroopwafels recién hechos te perseguirá cuando visites los mercados y ferias al aire libre de Holanda. ¡No dejes de probar esta especialidad tan deliciosa! 

Los stroopwafels son un regalo perfecto para llevar a tu país, y resisten muy bien el viaje. Estos gofres están todavía más ricos si los dejas calentar un ratito en el borde de tu taza de café o té.

Fáciles de hacer, los stroopwafels gustarán a toda tu familia. ¡Aunque no seáis holandeses!

Gofres rellenos de caramelo (Stroopwafels)

Para la masa

  • 500 gr. de harina
  • 2 cucharadas de levadura de pan seca
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 150 gr. de azúcar
  • 125 gr. de mantequilla sin sal
  • 100 ml de agua templada
  • 2 huevos grandes
  • Una pizca de sal

Mezclar la harina con la levadura, la canela y el azúcar. Incorporar la mantequilla en trocitos frotándola con la harina hasta que la masa tenga la consistencia de guisantes pequeños. Añadir lentamente el agua templada, amasar varias veces y añadir los huevos de uno en uno. Finalmente, añadir la sal y volver a amasar durante 1 o 2 minutos hasta que todos los ingredientes estén perfectamente mezclados.
Envolver en una lámina de plástico y dejar reposar durante 30 minutos.

Para el caramelo

  • 150 gr. de azúcar morena
  • 125 gr. de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 5 cucharadas de sirope para tortitas
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Derretir la mantequilla con el azúcar a fuego lento, sin dejar de remover. Añadir la canela y el sirope, y seguir removiendo hasta que la mezcla empiece a burbujear suavemente. Comprobar que el azúcar se ha disuelto completamente, e incorporar el extracto de vainilla mezclando bien. Mantener caliente.
Dividir la masa en 20 trozos iguales y formar una bola pequeña con cada uno. Cubrir y dejar reposar.
Calentar la gofrera según las instrucciones de uso. Colocar una bola de masa en el centro, bajar la tapa del aparato y cocinar el gofre durante unos 40 segundos.

Ahora tienes que darte prisa. El gofre sólo puede manipularse mientras está caliente, de lo contrario se rompe. Así que asegúrate de tener a mano todo lo que necesites.

Cortar horizontalmente el gofre en dos con un cuchillo de sierra bien afilado. Colocar una generosa porción de caramelo en el centro de uno de ellos, tapar con el otro y presionar suavemente para que el caramelo se extienda. Dejar enfriar en una rejilla.

Descubre Holanda en todas las estaciones del año

Holanda es preciosa en todas las estaciones. Descubre las mejores sugerencias de vacaciones para primavera, verano, otoño e invierno.

Leer más