Tipos de quesos holandeses

47 Visitas

La tradición quesera holandesa se remonta a la época de Julio César. De hecho, el número de cabezas de ganado lechero en Holanda rivaliza con el de los bulbos de tulipanes plantados en los campos. Los holandeses han integrado en su vida flores y quesos combinándolos en diversas ferias durante todo el año. La producción de queso y los gremios de porteadores de quesos forman parte integral de la vida y la economía del país desde hace siglos.

Tipos de quesos holandeses

La mayoría de la gente conoce al menos los quesos de Gouda y Edam, incluso aunque no los haya comido nunca. Estos dos quesos suaves y de grano duro reciben su nombre de las ciudades en las que se fabricaban originariamente y desde las que se comercializaban. Pero hay otros tipos de queso que también contribuyen al saneado mercado holandés de exportación quesera, con interesantes diferencias de sabor y textura. Aquí tienes algunos:

  • Maasdammer. Con un delicado sabor a nuez, grandes agujeros y forma convexa. Prueba un Leerdammer o un Maasdam en alguna tienda de quesos.
  • Queso artesano tradicional ‘Boerenkaas’. Elaborado con leche cruda, su fabricación es obligatoriamente artesanal. Por ley, al menos un 50% de la leche utilizada debe proceder de las vacas de la granja donde se elabora, y el resto de un máximo de otras dos granjas.
  • Queso de cabra. El queso de cabra holandés puede ser de dos tipos: fresco y de pasta blanda, o semiduro y curado, muy similar al queso Gouda. Es de un color pálido, algo ácido y de textura fundente.
  • Queso ahumado. Este tipo de queso se elabora, se funde, y luego se ahúma y se moldea en forma cilíndrica. Suele venderse en lonchas.
  • Queso frisón al clavo. De grano duro, seco y de sabor ácido, está elaborado con leche desnatada, cominos y clavo.

Catas y mercados de queso

¡Prueba los quesos holandeses durante tu viaje! Disfruta de la recreación de los mercados del queso medievales de Alkmaar, Gouda o Edam. Visita las granjas de los alrededores, algunas ofrecen degustaciones de sus quesos. O entra en cualquier tienda de quesos y prueba algunos. Si vas a Ámsterdam, no dejes de pasar por la galardonada sala de degustación de Reypenaer, donde podrás informarte sobre las numerosas variedades de quesos elaborados por esta empresa y sus historias.