Lo más especial

Holanda ofrece numerosas oportunidades de “relax activo”. Pasea en bici por bosques y dunas o déjate mimar en un fantástico balneario. Apúntate a un safari por la ciudad y descubre sus exóticos animales.

  • ¡Feliz chapuzón de Año Nuevo!
    Denise Mosbach, lunes 23 de diciembre de 2013

    Imagínate la escena: toda resacosa del champán consumido la noche anterior, abres la cortina el 1 de enero. Echas un vistazo afuera. Parece hacer frío, y te preguntas qué temperatura tendrán las aguas del Mar del Norte. No quieres ni imaginarte que tengas que averiguarlo por ti misma, pero has prometido que en unas horas te darás un chapuzón de Año Nuevo por primera vez en tu vida...

    No mucho más tarde me encuentro tiritando y en biquini en la playa de Scheveningen. Justo donde se organiza todos los años el chapuzón más importante. Como los otros 10.000 participantes, me he puesto para la ocasión un gorro anaranjado. ¡Estoy ridícula! De repente, todos empiezan a correr como locos y se meten en el agua. Y yo detrás, claro. El agua está fría, helada. ¿Qué hago yo aquí, por el amor de Dios? ¡Esto es horrible! El agua todavía no me llega ni a la cintura, y ya estoy segura. ¡Yo aquí no vuelvo!

    El señor que tengo al lado desde luego no piensa lo mismo y se sumerge una y otra vez. Cuando luego le pregunto cómo es que parecía tan feliz en el agua, me responde tranquilamente: "Para mí esto es un reto. Me siento genial. Y bueno, normalmente todavía tengo bastante alcohol en las venas como para no notar mucho el frío..."

    El chapuzón de Año Nuevo es una tradición muy antigua. Todo empezó en 1920 en Canadá, cuando unos valientes canadienses se lanzaron al agua el 1 de enero. Después la tradición se extendió por el resto del mundo, y en 1960 llegó finalmente a Holanda, con el primer chapuzón en Zandvoort. Desde entonces, holandeses de todos los puntos cardinales del país se bañan en el mar el día de Año Nuevo.

    Angela van Vliet celebra este año un aniversario: es la quinta vez que participa. "Hace cinco años un par de amigas me preguntaron si quería ir con ellas, y desde entonces no me he perdido ni uno. Por mí, cuanto más frío, mejor. Después del chapuzón me siento renacer y lista para empezar el nuevo año".

    Un poco raritos, estos holandeses...

  • Buscando al nuevo Rembrandt
    Denise Mosbach, miércoles 23 de octubre de 2013

    Todos los años en noviembre se celebra en Ámsterdam el PAN, la feria de arte y antigüedades más importante de Holanda. Su estatus en el mundo del arte es comparable al de las prestigiosas FIAC de Paris, Art Basel y Art Brussels. Es un auténtico viaje por el tiempo, donde fabulosas esculturas de la antigua Grecia comparten espacio con las obras hipermodernas del vanguardista Studio Job. ¡No te lo pierdas!

    Aunque Holanda tiene muchas más cosas interesantes para el aficionado al arte. Como la galería Nouvelles Images, por ejemplo. Este local de La Haya está considerado el favorito del país, y con razón. Es nuestra galería más antigua y cuenta con más de 600 m² de superficie de exposición en un señorial edificio del elegante barrio de Westeinde, donde se exhiben las obras de varios artistas. “Tenemos una interesante combinación de artistas reconocidos como Carel Visser y Armando, y varios artistas de la generación más joven, como la británica Helen Frik, o David Bade, de Willemstad”, comenta Sander Cremer, de Nouvelles Images.

    Si quieres disfrutar de tu afición al Arte en Rotterdam, no dejes de visitar Witte de Withstraat: una calle artística de moda, donde las mejores galerías comparten espacio con modernas boutiques. Galerie Van Eijck, ECCE, Witte de With y Tent son algunas de las más interesantes. Las dos últimas están en el mismo edificio, una antigua escuela con preciosas salas. Ambas galerías se dedican principalmente al arte contemporáneo. Witte de With lleva abierta unos 20 años, y es toda una institución. Tent es más reciente, pero también impresionante, con 100 m² de espacio de exposición.

    Si te gusta la fotografía tienes que visitar el museo fotográfico de Ámsterdam, Foam. Allí encontrarás interesantes fotos de jóvenes talentos, además de grandes nombres como Anton Corbijn y Annie Leibowitz. De hecho, es una serie de exposiciones reunidas en una bella mansión en el canal de Keizersgracht, así que con tu visita puedes matar dos pájaros de un tiro: visitar una auténtica casa de Ámsterdam y disfrutar de magníficas fotografías. Como no podía ser menos en un museo de esta categoría, también hay una excelente cafetería donde relajarse después de la visita.

    Galerie Nouvelles Images: Westeinde 22, La Haya
    Witte de With & Tent: Witte de Withstraat 50, Rotterdam
    Foam: Keizersgracht 609, Ámsterdam

  • Vida salvaje
    Denise Mosbach, viernes 30 de agosto de 2013

    Ámsterdam tiene una biodiversidad increíble, y la razón está clara: la ciudad está rodeada de reservas naturales, cada una con su propio carácter. Hay bosques (Amsterdamse Bos), pastos (Waterland), humedales (IJburg) y montones de agua por todas partes, desde lagos y estanques al IJ, que es un lago de agua marina. Todas estas áreas tienen su propia ecobiología. “Si quieres ver muchos animales y plantas distintos, Ámsterdam es un lugar muy apropiado”, comenta Remco Daalder con entusiasmo. Hasta 1999, Daalder fue guardabosques en el Amsterdamse Bos, pero ahora trabaja como ecologista urbano. “La ciudad es el hogar de 30 especies distintas de mamíferos, 60 clases de peces y 150 especies de aves”.

    ¿Pero dónde y cuándo encontrarlos? Cuando Daalder enumera los animales que viven en Ámsterdam incluso yo, una amante inveterada de la Naturaleza, me siento impresionada. Tenemos comunidades reproductoras de martín pescador, aves de presa (gavilanes, halcones y halcones peregrinos), zorros e incluso ciervos a las afueras de la ciudad. Remco se muestra particularmente entusiasmado por el Parque Diemer en IJburg. “Es el parque más reciente de la ciudad, pero así y todo tiene la población salvaje más extraordinaria… Hay culebras, exóticos pechiazules y muchos tipos diferentes de aves de presa. ¡Y en verano, conciertos gratis de ranas y sapos!”. El tranvía 26 que sale de la Estación Central te lleva en 10 minutos.

    Otro favorito de Remco es Waterland, “con la mayor comunidad de aves de pastizal de Europa: agujas colinegras, avefrías, ostreros, gansos, patos…”. Alquila una bicicleta en la ciudad, cruza el IJ con el ferry, y estarás allí en 15 minutos.

    Pero también en el centro de la ciudad hay mucho que ver. Siéntate en alguna de las terrazas del famoso Nieuwmarkt una tarde de verano, levanta la vista, y ahí las tienes: golondrinas. “Ámsterdam es un paraíso para las golondrinas”, dice Remco, “y también hay muchos murciélagos”. Y luego están las famosas cotorras de collar del Vondelpark. “Las colonias empezaron a formarse en los años setenta con aves que escapaban de sus jaulas, y ahora hay una población de unos 5.000 ejemplares”.

    Para acabar tu safari urbano con estilo vete a ver leones, elefantes y demás en Artis, nuestro zoo desde hace 175 años.

  • El fenómeno “fixie”
    Denise Mosbach, lunes 6 de mayo de 2013

    Son aerodinámicas, supermodernas y molan un montón, son de piñón fijo, y por eso los enterados las llaman “fixies”. Pero lo que muchos no saben es que las fixies son en realidad un concepto bastante antiguo. ‘La primera bicicleta se inventó hace 100 años, y no tenía freno, ni marchas, ni ninguna otra novedad técnica’, dice Sammy Dirksz, propietario de Pristine, la primera “tienda fixie” holandesa. Para los que no tienen ni idea de lo que es una fixie: “fixie” se refiere a “fixed gear”, es decir, que el piñón va fijo al buje trasero. Es un poco como una versión moderna de la bicicleta de velódromo.

    La moda fixie viene de Estados Unidos, donde tienen los modelos más bellos. Sus usuarios son de lo más variopinto, desde abogados y comerciantes hasta estudiantes o artistas. Todos quieren tener una. Europa se sumó enseguida a esta tendencia, con Londres, Estocolmo y Berlín a la cabeza. Y al parecer, ahora también Holanda se ha contagiado del virus fixie. Sobre todo Ámsterdam, donde cada vez hay más gente a la última que usa una de estas bicis.

    Montar una fixie es una experiencia a la que hay que acostumbrarse, porque estas bicicletas, oficialmente, no tienen frenos. Eso es, no hay frenos. ‘La velocidad se reduce aplicando contrapresión en los pedales’, dice Sammy. ‘Hay que derrapar para bloquear totalmente la rueda trasera y detener rápidamente la bici, aunque esta técnica exige bastante práctica’. Si eres un turista con poca experiencia, debes saber que esta moderna versión de la bici holandesa tradicional, aunque sea de lo más molona, no es lo más adecuado para recorrer el país. Para eso, lo mejor sigue siendo la bicicleta urbana de toda la vida.

    Para esta última tienes dos opciones: alquilar una bicicleta para turistas (con las pegatinas correspondientes y el color apropiado), de manera que todo el mundo te reconozca por lo que eres. No hay nada malo en ello, pero así y todo… La alternativa es alquilar un modelo normal y corriente para recorrer la ciudad como si fueras realmente de aquí. Estas bicis se pueden alquilar en WorkCycles, donde también tienen tándems y bicis de transporte. Si lo que quieres es descubrir la “Venecia del Norte” a la italiana, alquila una motocicleta. En Scooterverhuur 020 tienen unas Vespas muy majas. Aunque es un poco como hacer trampa, ¿no?

  • Un paseo por la real ciudad de La Haya, Parte 1
    Ulrike Grafberger, jueves 11 de abril de 2013
    La Haya no es la capital de Holanda, sino la sede del Gobierno y de la Familia Real. Por lo tanto, recibe el nombre de “hofstad”, la ciudad de la Corte, mientras que Ámsterdam es la “hoofdstad”, o capital del reino.

    Ya no es como antes, cuando podías encontrarte con el rey o la reina mientras ibas de compras por La Haya. Pero cuando vives allí, como es mi caso, a veces hay un “punto de contacto” regio. Por ejemplo, la reina Beatriz inauguró la escuela de mi hijo, y puedes encontrártela en un concierto o en un evento cultural. Y también puede que llegues a ver la Carroza Dorada cuando la Familia Real atraviesa la ciudad en ella y miles de personas esperan a su paso en las calles. Esto sucede una vez al año, y siempre el tercer martes de septiembre, cuando se inaugura oficialmente el nuevo año parlamentario. Ese día se conoce como “Día del Príncipe”, o día de la apertura del Parlamento holandés.

    El destino de la carroza real es el Binnenhof, el complejo del Parlamento, con el Ridderzaal, o Salón de los Caballeros, donde los miembros del Senado y del Parlamento, los representantes del Gobierno, embajadores y otros invitados reciben a la reina o al rey y luego escuchan su discurso. Este día tan especial, que es festivo para los escolares de La Haya, va acompañado de conciertos, banquetes y ceremonias. Es muy divertido ver en las noticias de la tarde de la televisión los sombreros tan estrambóticos que llevan las ministras y las diputadas.

    Donde se escribe la historia

    Nuestro regio paseo por La Haya empieza en el Binnenhof, frente al Ridderzaal. El Binnenhof es un complejo de edificios medievales donde vivían y gobernaban los Condes de Holanda. Fue fundado por el Conde Floris IV, que construyó aquí un pabellón de caza. Donde ahora se levantan los rascacielos se paseaban antaño los ciervos y los faisanes. Hoy en día, los condes han dado paso a los políticos y el Primer Ministro holandés vive en lo que se conoce como la Torentje, la Pequeña Torre del Binnenhof. Las Salas de Estado, a las que sólo se puede acceder en una visita guiada, están en los edificios señoriales del Binnenhof. A su lado, el Binnenhof y el Parlamento suelen ser accesibles al público.

    Dejamos el Binnenhof por la verja en dirección oeste (plaza Buitenhof), y nos dirigimos hacia el este rodeando el idílico lago Hofvijver, desde donde tenemos una maravillosa vista del grupo de edificios que forman el Binnenhof (fíjate en la torre del Primer Ministro, desde aquí se ve muy bien). Y mira hacia abajo también: el camino está cubierto de conchas.

    Quien quiera profundizar más en la historia de los Condes de Holanda y la Casa de Orange puede visitar en Museo Histórico de La Haya, en la ribera este del lago Hofvijver, con enormes cuadros que reflejan la tradición monárquica de la ciudad. Sabrás así que el rey de Bohemia Federico V, por ejemplo, conocido también como el Rey de un Invierno por su breve reinado, vivió en La Haya una temporada con su esposa, Isabel Estuardo. Y que la condesa alemana Amalia de Soms-Braunfels pasó rápidamente de dama de la corte a Princesa de Orange, reanimando con su presencia la vida cortesana de La Haya en el siglo 17.

    “Un paseo por la real ciudad de La Haya” continúa en la Parte 2

    Direcciones:

    Puedes contratar visitas guiadas por el Binnenhof, el Parlamento y el Ridderzaal en el Centro ProDemos Visitor, Hofweg 1 (frente al Binnenhof, junto al Café Dudok)
    Museo Histórico de La Haya, Korte Vijverberg (en el lago Hofvijver, frente al Binnenhof); solicita el folleto en la taquilla.

  • Un paseo por la real ciudad de La Haya, Parte 2
    Ulrike Grafberger, jueves 11 de abril de 2013
    La Lange Voorhout (una plaza en forma de L rodeada de tilos) es, en mi opinión, la más bonita de las plazas de La Haya. Está rodeada de magníficos edificios señoriales, como el hotel de 5 estrellas Hotel Des Indes, donde se alojan jefes de estado y aristócratas. Si te apetece tomar algo o tienes ganas de probar un auténtico High Tea inglés, no dejes de visitarlo. El grandioso ambiente del Hotel Des Indes te hará sentir como un rey, con sus gruesas alfombras persas y sus brillantes candelabros.

    Junto al Hotel Des Indes, al otro lado de la plaza, está el Palacio Escher, donde hoy se aloja el Museo Escher. El Palacio Escher fue utilizado por la Familia Real hasta 1991. La reina Beatriz y el príncipe Claus estuvieron trabajando aquí hasta la finalización de su “Palacio de Trabajo” en Noordeinde. La reina Emma utilizó el palacio como residencia de invierno, y las reinas Guillermina y Juliana también lo usaron como lugar de trabajo.

    Incluso una reina se toma una copa de vez en cuando

    La reina Guillermina habría ido de vez en cuando con su séquito a tomarse una copa a la Bodega de Posthoorn, al otro lado del palacio en la plaza Lange Voorhout. Este agradable café sigue estando allí, y hoy acoge a políticos, profesores, estudiantes, artistas y toda clase de tipos excéntricos en un ambiente informal. Está es su mejor momento en verano, cuando puedes sentarte bajo la densa sombra de los tilos, disfrutando de las bandas de músicos tocando jazz y con el mercado de antigüedades ocupando la plaza Lange Voorhout. Ideal para descansar un rato durante tu regio paseo.

    Después seguimos hacia el final de la Lange Voorhout, y a la derecha encontramos la discreta Kloosterkerk (Iglesia del Claustro), donde la Familia Real suele acudir para el servicio religioso y a escuchar conciertos de Bach. Cruzando la calle podemos ver el Palacio Kneuterdijk a la derecha, donde vivieron el rey Guillermo II y su esposa, la rusa Anna Paulowna.

    De tiendas como la realeza

    Seguimos por la callejuela Heulstraat hasta llegar a la calle peatonal de Noordeinde, donde está el Palacio Real de trabajo del mismo nombre, donde ondea la bandera cuando algún miembro de la Familia Real está trabajando allí. A primera vista, el palacio parece bastante pequeño, pero no te fíes: detrás del palacio están los jardines, abiertos al público, desde donde puedes comprobar el tamaño auténtico del edificio. Los Establos Reales y la flota de vehículos de la Familia Real también forman parte del complejo del palacio. Y como ya hemos dicho, éste es un lugar de trabajo. El hogar de la Familia Real está fuera del centro de la ciudad, en el Palacio Huis ten Bosch.
    Todo el Hofkwartier, llamado así por la Corte, es también un barrio regio. En sus bonitas tiendas podrás encontrar arte, antigüedades, artículos de diseño y alta costura. En cualquier caso, tómate tu tiempo para pasear por allí. Si tienes hambre puedes comprar bollos y pasteles en la panadería más antigua de La Haya, ‘t Bakkertje, que, como muchas otras tiendas de la zona, es proveedor de la Casa Real. ¡Y un bollo de pan regio sabe dos veces mejor!

    Direcciones:

    Escher en el Palacio, Lange Voorhout 74
    Hotel Des Indes, Lange Voorhout 64-65
    Bodega de Posthoorn, Lange Voorhout 39a
    Palacio Noordeinde, Noordeinde 68
    ‘t Bakkertje, Oude Molstraat 38

  • 3 lugares poco corrientes que visitar en la red de canales de Ámsterdam
    Heather Tucker, jueves 11 de abril de 2013

    Casi toda la gente que viene a Ámsterdam termina viendo los canales. Es casi inevitable. Esos mismos canales que te permiten orientarte en tus paseos por la ciudad o que sirven de fondo a tus fotos de recuerdo celebran este año su 400 aniversario.

    La red de canales fue incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2010 y, además de su importancia histórica, permiten disfrutar de numerosas actividades. Aunque en vez de darte una lista de sitios que probablemente ya conozcas, he buscado algunas de las cosas menos corrientes que puedes encontrar en sus orillas.

    KattenKabinet - Herengracht 497

    El KattenKabinet (Gabinete de los Gatos) es en parte un edificio histórico, en parte galería de arte y en parte una locura gatuna. Este museo se creó en recuerdo de John Pierpont Morgan (1966-1983), el gato de su fundador. El primer piso del edificio, abierto al público, está lleno de estatuas de gatos, pósters de gatos y cuadros y dibujos de gatos.

    Entre tanto gato terminarás preguntándote si alguno de ellos no estará vivo. Yo, al menos, estuve dudando sobre uno gris que estaba enroscado en uno de los sofás. Y resulta que hay tres gatos que viven con la familia en el piso de arriba, y se les suele encontrar paseando o durmiendo por el museo.
    Incluso aunque no te gusten los gatos, el KattenKabinet te resultará interesante. Las salas en las que está alojado el museo merecen realmente la pena, con sus altos techos, su decadente decoración y sus grandes ventanales a la “Milla de Oro”. Cualquiera que sea tu razón para visitarlo, no te pierdas el panteón de John Pierpont Morgan. ¡Al fin y al cabo, él es la razón de que exista el museo!

    Horario de apertura: De lunes a viernes: de 10:00 h. a 16:00 h. Sábados y domingos: de 12:00 h. a 17:00 h.

    Ons’ Lieve Heer op Solder - Oudezijds Voorburgwal 40

    Si entraras en la casa del siglo 17 en Ouderzijds Voorburgwal 40 sin saber nada de ella, probablemente pensarías que no es más que una casa vieja. Pero lo que la distingue es su secreto del ático.
    Hace 350 años éste era el hogar de Jan Hartman, un rico comerciante católico. Durante el auge del calvinismo en Ámsterdam a los católicos se les prohibió practicar su religión en público. Pero generalmente se hacía la vista gorda a lo que ocurría de puertas adentro, sobre todo si uno era un comerciante que aportaba mucho dinero a la ciudad. Así pues, Hartman decidió convertir los tres pisos superiores de su casa en una iglesia católica secreta.

    Una visita a Ons’ Lieve Heer op Solder (Nuestro Señor en el Ático) resulta interesante por varias razones. En primer lugar, muchas de las habitaciones públicas y privadas del hogar de la familia Hartman están abiertas al público. Además, el audioguía gratuito te proporciona mucha más información que la que obtendrías simplemente paseando por la casa, pero no tanta como para apabullarte (¡o aburrirte!). Y por último, naturalmente, está la iglesia.
    Puedes pasarte allí fácilmente un par de horas, pero ten en cuenta que hay muchas escaleras, algunas muy empinadas.

    Horario de apertura: De lunes a sábado: de 10:00 h. a 17:00 h. Sábados y días festivos: de 13:00 h. a 17:00 h.

    De Poezenboot - Singel 38G

    Dicen que la mayoría de los gatos odian el agua, pero en el Poezenboot (el Barco de los Gatos) el agua es literalmente lo que los mantiene a flote. El Poezenboot es el único asilo flotante de animales en Holanda.

    Todo empezó en 1966 con una mujer llamada Henriette y la familia felina que encontró debajo de un árbol. A medida que más y más gatos se fueron uniendo a Henriette, ésta pasó a ser conocida como “la señora de los gatos”. ¡Y también quedó claro que necesitaba más espacio! Así que compró un barco…

    Puedes visitar a los gatos del barco de 1 a 3 de la tarde, excepto miércoles y domingos, pero no te sorprendas si no les causas mucha impresión. Es fácil pasar por alto el barco, así que busca bien la señal que tiene encima, y luego simplemente sube y entra. ¡Es una experiencia realmente única!

    Horario de apertura: Diariamente de 13:00 h. a 15:00 h. excepto miércoles y domingos.

  • Una fiesta de cumpleaños para los animales
    Heather Tucker, lunes 8 de abril de 2013

    "¡Leones, y tigres, y osos! ¡Madre mía!" Dorothy, El Mago de Oz

    Cuando se trata de animales, tengo que confesar dos cosas. Primero, que mi animal favorito es el hipopótamo. Y segundo, que soy un poquito "zooadicta". Así que cuando me enteré de que el Real Zoológico Artis de Ámsterdam celebraba su 175 aniversario, pensé que lo más lógico sería ir a verlo.

    Aunque me sentí tentada de presentarme con un pastel de cumpleaños, se me ocurrió que seguramente no podría hacer una tarta lo suficientemente grande para las más de 900 especies de animales que viven en el zoo. Así que no llevé nada. Afortunadamente, a los animales no pareció importarles mucho...

    A diez minutos en tranvía de la plaza del Dam, Artis es un auténtico zoo urbano. Tenlo en cuenta y no esperes imposibles: Artis no es un safari, los muros del zoo no tienen capacidad para albergar praderas llenas de cebras y gacelas. Eso no quiere decir que sea aburrido. Tienen elefantes, jirafas, leones, y montones de monos. Hay incluso un mariposario, un planetario, los leones marinos más juguetones que he visto nunca y un insectario que te pondrá los pelos de punta.

    Pero lo mejor de Artis, en mi opinión, es su arquitectura del siglo 19, que compite en atención hasta con los chimpancés. Muchos de sus edificios son monumentos nacionales, y algunos incluso son anteriores a la creación del zoo. Uno de ellos es el acuario. La majestuosidad del interior del edificio combinada con su vestíbulo antiguo te transporta a épocas pasadas. ¡Y los peces tampoco están mal!

    Por si te decides a celebrar el aniversario con los animales de Artis (o simplemente a hacerles una visita), aquí van 5 de mis mejores consejos:

    1. La entrada al zoo es gratis si tienes una tarjeta Amsterdam City Card. ¡Un buen ahorro!
    2. Hay muchas charlas de los guardas del zoo a lo largo del día (comprueba el programa). Las charlas son en holandés, pero puedes hacer preguntas en inglés.
    3. No te pierdas los buitres europeos, cerca de donde están las jirafas (frente a la entrada del parque). Si tienes suerte podrás ver su impresionante vuelo.
    4. No dejes de visitar la muestra de los Ibex (steenbokkenrots en el mapa), merece la pena.
    5. Tal vez te tropieces con un extraño peluche de nariz grande paseando por el zoo. Es Artis the Partis, la mascota del zoo. Puedes comprar tu propio Artis de Partis en la tienda del zoo para llevártelo a casa. Y si se mete en alguna aventura, no olvides sacar una foto y compartirla con el zoo: ¡podrías verla luego colgada en su Sitio web!
  • Lo que los escoceses no quieren que sepas
    Denise Mosbach, jueves 4 de abril de 2013

    Imagínate lo siguiente: estás tomándote unas cervezas en el bar de la esquina y alguien te invita a jugar una partida de “colf”. Así que coges tu palo, que se parece mucho a una versión reforzada de un palo de hockey. Tú y tu oponente os ponéis de acuerdo en el objetivo: la puerta de la iglesia del pueblo vecino, a unos 16 km calle abajo. El propósito es llegar a la puerta con el menor número posible de golpes. Por el camino le das a un peatón y rompes varias ventanas, pero no dejas que eso te estropee la diversión. Este popular deporte fue sin duda el antecesor del golf… aunque los escoceses lo nieguen. Están equivocados, naturalmente.

    ¿Cómo sigue la historia? Bien, en un momento dado los magistrados de Bruselas se hartaron. El número de personas heridas y de ventanas rotas aumentó alarmantemente, y se prohibió jugar al colf dentro de los límites de la ciudad. Pero los entusiastas del colf se negaban a dejar de jugar. Y entonces es cuando empezaron a surgir los greens, y las pesadas pelotas de madera se sustituyeron por otras mucho más pequeñas (y sí, eso se lo debemos a los escoceses). El juego, literalmente, remontó el vuelo.
    Cuando el golf se convirtió en el tenis de los noventa, en Holanda empezaron a surgir campos de golf como si fueran setas. Afortunadamente para los que echan de menos aquellos días en los que el golf era un deporte para unos pocos elegidos, aún quedan clubs de élite. Mi favorito es el Koninklijke Haagsche Golf & Country Club, fundado en 1893. Además de ser el campo de golf más antiguo del país, tiene un recorrido impresionante con 18 hoyos en un exigente terrero de dunas, a dos pasos de La Haya. Otro de mis favoritos es el Noordwijkse Golfclub, en el 5º puesto de la lista de los mejores campos de golf del mundo. Situado cerca del mar, con unas vistas únicas, jugar en él es una auténtica gozada. Lo mismo puede decirse del Kennemer Golf & Country Club. Lo mejor de este campo es la sede del club, realmente impresionante. Tómate algo (preferiblemente whisky escocés) y pronto olvidarás todos los búnkers en los que has caído.

  • En busca de diseño vintage
    Denise Mosbach, lunes 18 de marzo de 2013

    La moda vintage empezó a popularizarse en los sesenta. Después de sufrir un bajón en los años 80 y 90, el vintage se ha recuperado y estamos ahora en lo que podríamos llamar “la era del neovintage”. ‘Se ha convertido en una palabra tan popular que hoy en día llamamos vintage a todo lo que sea de segunda mano’, dice Caroline Brakel, editora de moda de las revistas holandesas JFK y Jackie. Aunque en realidad una cosa sólo puede llamarse “vintage” si es de los años cincuenta, sesenta o setenta (y los ochenta desde que entramos en el nuevo milenio). ‘Un bolso Yves St. Laurent de los sesenta o un traje Emporio Armani de los 80, por ejemplo’.

    Si al principio nos daba un poco de apuro llevar ropa de segunda mano, desde que las estrellas empezaron a lucirla en la alfombra roja hemos perdido la vergüenza. El vintage está de moda, y cada vez es más difícil encontrar diseños realmente antiguos. Así que no es de extrañar que esta tendencia haya producido otra: el Vintage de Diseño, ropa de segunda mano de marcas famosas, que a veces sólo tiene unos pocos años. Un buen ejemplo es lo que venden en PS atelier (Oude Spiegelstraat 10) o Spiegelbeeld (Huidenstraat 24) en Ámsterdam, donde puedes encontrar ropa y accesorios de diseñadores como Marc Jacobs, Chloe, Dries van Noten, Marni y Chanel.

    Además de las marcas más caras, los artículos “simplemente de segunda mano” siguen siendo una fuente de inspiración para los fashionistas. Caroline: ‘Ahora mismo se llevan mucho los chaquetones con hombreras de los 80, y para los hombres, abrigos largos de lana, que suelen tener un corte precioso’. En Ámsterdam puedes encontrar cosas bastante majas en el mercado de los lunes en Noordermarkt, o en el rastrillo de Waterlooplein. También es obligado pasarse por las ‘Negen Straatjes’ y sus fantásticas tiendas de segunda mano. En Laura Dols (Wolvenstraat 7) y Zipper (Huidenstraat 7) tienen un surtido muy amplio, que renuevan constantemente. Sin olvidar Episode, una tienda llena hasta arriba de artículos a unos precios muy razonables, y “vintage a medida”, ropa vieja arreglada para que parezca nueva (Berenstraat 1, Ámsterdam).

  • Encuentra cosas que hacer con la app VisitHolland
    Heather Tucker, martes 5 de marzo de 2013

    Va a venir una amiga de Gran Bretaña dentro de poco. Ha estado en Holanda varias veces, así que ya ha hecho todas esas cosas que hacen los turistas. No quiere comer queso ni comprar tulipanes, y prefiere no tener que visitar molinos o ponerse zuecos. Así que estoy buscando algo más interesante y especial que poder hacer juntas mientras esté aquí.

    Empecé a buscar utilizando el imprescindible Google, pero lo que encontré no me resultó muy interesante. Y entonces recordé la aplicación VisitHolland. La descargué en mi móvil cuando salió, y ésta es la ocasión ideal para utilizarla

    Pulso el botón en la parte inferior derecha de la pantalla para entrar en modo online, a ver si encuentro algo relativamente cerca, y pulso el icono “near me”. ¡Ya está! Después de seleccionar mis criterios de búsqueda (atracciones, museos, tiendas, hoteles, etc.) aparece un mapa cubierto de logotipos naranja de VisitHolland, y entre ellos el puntito azul que soy yo. Tocando cada uno de los logotipos aparecen más detalles del lugar que representan.

    Bueno...vamos a ver...Los molinos de Kinderdijk... nooo... De Kiefhoek... ¿y eso qué es? Unos cuantos toques y me entero de que De Kiefhoek es un proyecto de viviendas sociales de los años 30 que en 1999 se incluyó en la lista de la “Union Internationale des Architectes’”, con los 1.000 edificios más importantes del siglo 20. Algo que a mí me interesa bastante, pero a mi amiga no tanto, así que lo añado a mi lista de rutas pulsando el botón de guardar, y vuelvo a los resultados de mi búsqueda.

    Hoeksche Waard... no...Oudewater Witches Weighhouse... parece interesante, pero la aplicación menciona que sólo está abierto del 1 de abril al 1 de noviembre, así que tendrá que esperar. ¡Vaya! He agrandado demasiado el mapa y ahora tengo algo que está a unos 97 kilómetros de aquí... Vuelvo a reducirlo, y entonces lo veo... Ahí, un poco al norte del puntito azul.

    Según la aplicación, el Museo del Ferrocarril de Utrecht, el “Spoorwegmuseum” como se le conoce en holandés, está a menos de 46 km. Y aún mejor: está abierto. Leo toda la información, apunto la dirección y abro la navegación por satélite. Quiero ver el sitio antes de ir allí, y el Museo del Ferrocarril resulta ser aún mejor de lo que suponía. Tiene un montón de cosas para entretener incluso a quienes no son tan aficionados a los trenes, y es fantástico para ir con los críos.

    ¡Ahora sólo me falta un billete para su Orient Express... suponiendo que fuera a algún lugar, claro!

  • Rotterdam Día y Noche: una ruta para fotógrafos
    Heather Tucker, martes 5 de marzo de 2013
    Las Casas Cubo, el mayor puente basculante del mundo y el edificio más alto de Holanda: por algo Rotterdam fue nombrada Ciudad de la Arquitectura en 2007. Si te gusta la fotografía, no te puedes perder esta ciudad holandesa. Pasa el día pateando sus calles, admirando su arquitectura única y haciendo las fotos más dinámicas en esta moderna ciudad.

    Fotos de día

    El hotel New York

    Empieza tu jornada fotográfica en el hotel New York, ubicado en la antigua sede de la compañía de cruceros Holland America Line en el muelle Wilhelmina. Aunque a veces hace mucho viento, la arquitectura merece la pena. Cerca del aparcamiento está el “Nederlands Fotomuseum”, en Wilhelminakade 332. Este pequeño museo de la fotografía es una parada obligada antes de continuar hacia el puente Erasmus.

    La zona del puente Erasmus (Maastoren, edificio Unilever, puente ferroviario levadizo)

    El puente Erasmus, conocido popularmente como “El Cisne”, es todo un símbolo de la ciudad. Terminado en 1996, probablemente haya sido fotografiado desde todos los ángulos posibles, pero siempre puedes intentar encontrar uno nuevo. Dependiendo de a qué hora hayas salido, tal vez te interese seguir un poco más para ver el puente ferroviario levadizo, uno de los pocos que aún quedan en Holanda; el edificio Unilever, que parece descansar sobre los edificios históricos; y el rascacielos Maastoren que, con sus 44 pisos, es el edificio más alto del país.

    La zona de las Casas Cubo (Wittehuis, Biblioteca, Blaak, Iglesia de San Lorenzo)

    Cruza el río y vete hacia la zona del mercado. Está abierto los martes y los sábados. Si tu visita coincide con uno de estos días es un lugar perfecto para almorzar, aunque hay tantos cafés por los alrededores que puedes tomar algo por allí aunque no sea día de mercado. Puedes hacer muy buenas fotos del mercado, y también encontrarás allí las Casas Cubo, la biblioteca con sus característicos tubos amarillos, el Wittehuis (la “Casa Blanca”, el primer “rascacielos” holandés), y la Iglesia de San Lorenzo, que sufrió importantes daños durante la 2ª Guerra Mundial, aunque no fue destruida por completo.

    Museo Boijmans van Beuningen/Parque del museo/Museo Kunsthal

    Situados muy cerca el uno del otro, estos dos museos y el parque que hay entre ellos te ofrecen la ocasión de admirar interesantes obras de arte en su interior, y de fotografiar líneas singulares, ángulos únicos, e interesantes ornamentos en su exterior. No te pierdas el sistema de pendientes en espiral sobre el que se levanta el Kunsthal, o la arquitectura de inspiración escandinava del Boijmans.

    La zona del Euromast (Escuela de Navegación y Transporte, hotel chino flotante)

    El Euromast se construyó especialmente para la exposición Floriade de 1960, y ofrece algunas de las mejores vistas de la ciudad. El Euroscoop, un ascensor giratorio que sube hasta lo más alto del Euromast, te permitirá fotografiarlas mientras aprendes más cosas sobre la ciudad de Rotterdam.

    Fotos de noche

    Euromast

    Cuando empieza a anochecer se van encendiendo las luces de la ciudad. Es una buena oportunidad para hacer algunas fotos únicas, así que lo mejor es que te quedes un poco más en el Euromast. De noche puede hacer frío y viento, sobre todo en otoño e invierno, aunque al menos entonces las luces se encienden antes.

    Taxi acuático al Luxor

    Desde el Euromast puedes volver al puente Erasmus andando, pero si quieres ahorrar tiempo y energía, siempre puedes subir a un taxi acuático. Hay una parada justo al lado del Hotel Flotante Chino, desde donde puedes ir hasta la parada del Teatro Luxor, al otro lado del puente Erasmus. Puedes reservar tu taxi acuático por anticipado, o pedir uno cuando llegues. No te pierdas el edificio del Luxor, resulta realmente magnífico de noche.

    La zona del puente Erasmus (Maastoren, edificio Unilever, puente ferroviario levadizo)

    Ya estamos otra vez en la zona del puente Erasmus desde la que salimos por la mañana. Todo tiene un aspecto distinto ahora que se ha puesto el sol y se han encendido las luces.

    Boompjes/Puerto

    Si tienes tiempo, date un paseo a orillas del río hacia Leuvehaven. Resulta especialmente bonito de noche, si quieres capturar con tu cámara los reflejos de las luces en el agua. En Leuvehaven hay un viejo puerto lleno de barcos y equipamiento, muchos de ellos iluminados. Aquí tienes una oportunidad perfecta para tomar fotos únicas, si estás dispuesto a buscarlas.

    NAI

    Cuando acabes de ver el puerto sigue hacia el Instituto Holandés de Arquitectura (NAI). El edificio en sí es interesante, pero lo mejor es el corredor ligeramente curvo que hay justo detrás. Con sus columnas y sus luces de colores, es todo un clásico para cualquier fotógrafo.

    Schouwburgplein

    Si todavía te quedan fuerzas, sigue hacia la plaza Schouwburgplein donde están las salas de cine, teatro y conciertos. Es el lugar perfecto para tomarse un café y guardar todo tu equipo antes de volver a casa y ver qué imágenes has conseguido capturar.

  • ¿Alguna vez has oído hablar de M.C. Escher?
    Maeva Heux, miércoles 6 de marzo de 2013
    M.C. Escher (1898-1972) es el diseñador gráfico holandés más famoso. Hace 10 años se dedicó todo un museo de La Haya a sus obras: Escher in het Paleis (Escher en el Palacio).
    Visité el museo cuando se inauguró y me prometí que volvería. ¡Y aquí estoy de nuevo!

    La exposición permanente ‘Escher para siempre’ está increíblemente bien lograda. Cada sala tiene su propio nombre, y presenta simultáneamente la vida del artista.

    Escher utilizaba principalmente litografías y grabados en madera, y tenía una impresionante capacidad para el detalle. Su obra artística está organizada en dos temas principales: la eternidad y el infinito.

    Como podrás comprobar, Escher era también un gran matemático, lo que le permitió crear obras surrealistas sobre los temas de la eternidad y el infinito. Mis favoritas son, con mucho, las que muestran situaciones y construcciones imposibles. Lo normal es que tardes un poco en darte cuenta de la imposibilidad de la situación. Pero Escher era un matemático tan bueno que era capaz de hacer posible lo imposible... ¡al menos a primera vista!

    Esta obra, titulada Día y noche, es probablemente una de sus creaciones más famosas. Es también una de las más representativas de su trabajo sobre el tema del infinito.

    En la segunda planta del museo hay una exposición interactiva que reproduce la visión de Escher sobre la perspectiva. ¡Incluso puedes crear tu propia imagen con una perspectiva imposible para llevártela a casa!

    El museo está en el antiguo Palacio de Invierno de la Reina Madre Emma, que vivió aquí desde 1901 hasta 1934. Además, en este palacio tuvieron sucesivamente sus despachos tres monarcas holandeses, hasta 1991.

    Para que los visitantes puedan comprobar cómo era el palacio antes, en las pantallas de las ventanas hay grandes imágenes impresas de cada sala con información adicional sobre el uso que se daba a cada una de ellas. ¡Dos visitas por el precio de una! Además, en cada sala hay un magnífico candelabro creado por Hans van Bentem, un artista contemporáneo residente en Rotterdam.

    El museo me gustó tanto durante mi segunda visita como en la primera, y te recomiendo que no te lo pierdas. Está en el centro de La Haya, y se llega fácilmente.

    Yo visité el museo como embajadora de Holanda

  • Muiderslot
    Ulrike Grafberger, martes 5 de marzo de 2013
    Hoy tenemos en la agenda un viaje a Muiderslot, una fortaleza en el sudeste de Ámsterdam. Y como corresponde a un castillo genuino, éste tiene un foso, un puente levadizo y altas murallas.
    Al entrar en los terrenos del castillo te sentirás trasladado a la Edad Media tanto por sus antiguos muros como por el paisaje que te rodea. Campesinas vestidas con pesados trajes de lino preparan la comida; caballeros de brillante armadura patrullan la zona armados de lanzas, espadas y escudos. Auténtica Historia viva.

    Un castillo majestuoso

    Después de cruzar el puente levadizo llegas al patio interno, rodeado de murallas de metro y medio de grosor y con cuatro torres redondas. Esta imponente fortaleza tenía también su utilidad, ya que Muiderslot formaba parte de un importante sistema de defensa. El Conde Floris construyó Muiderslot en 1285 aquí, donde el río Vecht se abre al mar Zuiderzee, en lo que ahora es el lago Ijselmeer. Para conseguir dinero con el que construir la fortaleza tendió una fuerte cadena atravesando el río, de modo que cualquiera que quisiera navegar a Ámsterdam por el río Vecht primero tenía que pagar al buen conde un peaje para retirar la cadena y que el barco pudiera pasar.

    Además de inteligente, Floris V también era buena persona. Creó su propia orden de caballería y ayudó a muchos hombres sencillos a llegar a caballeros, ganándose así el apodo "Der keerlen god”, el “dios de los pobres”. Después de su muerte Muiderslot sufrió varios desperfectos, se reconstruyó y, durante mucho tiempo, fue el hogar y lugar de encuentro de varios escritores holandeses, como Jacob Cats, Joost van den Vondel y Pieter Corneliszoon Hooft. Éste último (conocido como “el Shakespeare holandés”) reunió a numerosos eruditos en Muiderslot y, junto con Floris, fue el habitante más ilustre del castillo. En los siglos 18 y 19 Muiderslot se utilizó como barracón, y hoy en día es uno de los destinos más populares para excursiones.

    ¿Y qué hay que ver en Muiderslot?

    Nosotros fuimos en una visita guiada, pero también puedes explorar el castillo por tu cuenta, ya que hay paneles por todas partes con información detallada. Por ejemplo, hay una Ruta de los Caballeros que lleva a la torre occidental y a los aposentos. Aquí puedes ponerte un traje medieval y jugar a ser un caballero o una damisela. ¡No te olvides la cámara! También está la Sala de Armas, donde se exponen espadas, alabardas, y armaduras. También aquí rige la política habitual de los museos holandeses: descubre y prueba cosas nuevas. ¡Así que súbete a un caballo de madera y compite con papá en el torneo! El ganador será armado caballero en la Sala de Caza. La Ruta de las Torres te permite descubrir las otras 3 torres y aprender algo sobre la historia de Muiderslot.

    ¡Damiselas y jóvenes caballeros, bienvenidos!

    Muiderslot es una experiencia muy entretenida para los adultos, pero para los niños es una auténtica aventura.
    ¿Qué comían los caballeros? ¿Cómo dormían? ¿Cómo luchaban?
    ¡Descubre todo esto en Muiderslot! Mejor aún, puedes hacer muchas cosas tú mismo: disfrazarte, jugar, probar cosas. Y si tienes suerte, te encontrarás con la bruja en su tienda. Puedes contarle tus preocupaciones grandes y pequeñas, como esos problemas que tienes con tu mejor amigo. La bruja mete tus problemas en una bolsita, añade unas cuantas hierbas, cierra la bolsa y te la da. ¡Seguro que desaparecen!

    Aves de presa y hierbas medicinales

    Si visitas Muiderslot en verano verás los jardines del castillo en todo su esplendor. Como era normal en el siglo 17, el jardín está dividido en una huerta y un jardín de flores. Verduras de épocas pasadas y hierbas para uso medicinal y para teñir la ropa crecen en compañía de tomates, calabazas y coles. El paseo cubierto proporciona sombra entre los árboles, rodeado de fragantes flores. Durante los meses de verano también podrás admirar el arte del halconero. Los miércoles y los sábados por la tarde hay exhibiciones de vuelo de aves rapaces. Y eso significa que tendremos que volver en verano, para meter todos los problemas que tengamos en la bolsa de la bruja y ver volar a los halcones.

    A propósito: si te entra hambre o sed, pásate por la taberna del castillo o siéntate en la terraza del patio interno.

    Muiderslot, 1 Herengracht, Muiden, al sudeste de Ámsterdam

  • Campos de flores
    Ulrike Grafberger, martes 5 de marzo de 2013

    El parque de Keukenhof es toda una institución en Holanda. ¡Casi 800.000 visitantes al año no pueden estar equivocados! Pero estos 800.000 visitantes se distribuyen en apenas 8 semanas, lo que supone unos 100.000 a la semana. Un número bastante considerable de turistas en un mismo sitio: holandeses, alemanes, italianos, japoneses, americanos... Una fantástica mezcla de nacionalidades baja de los autobuses a su llegada al Keukenhof desde mediados de marzo hasta mediados de mayo, y hace montones de fotos entre los tulipanes y los narcisos. No es de extrañar que el Keukenhof sea uno de los destinos fotográficos más populares de Holanda.

    No me entendáis mal: el Keukenhof es todo eso y mucho más. Al fin y al cabo, probablemente no exista en el mundo otro lugar más lleno de tulipanes, jacintos y narcisos. Todos los años se plantan siete millones de bulbos en los arriates del parque para conseguir este espectáculo. Aunque una cosa es segura: no vas a estar solo, y, lo que es más, a 15 euros la entrada, no es precisamente gratis. Pero hay otras formas de disfrutar de las flores...

    Tulipanes hasta donde alcanza la vista

    En los alrededores del Keukenhof y en el área de Lisse hay innumerables campos llenos de tulipanes, narcisos y jacintos. Fuimos en busca de los lugares más bonitos. Gracias a Herman van Amsterdam y a su Sitio web “Bollenveldenradar” (“Radar de Campos de flores”), nos enteramos exactamente de cuándo y dónde teníamos que ir para encontrar las flores en su mejor momento.
    Y estos son los consejos de Herman, el embajador de la región de los tulipanes, que visita todos los días los campos de bulbos. Aquí encontrarás los campos de flores más bonitos:

    En Lisse:
    Zwartelaan, Essenlaan, Loosterweg-Zuid y Herenweg (la zona entre Engelbewaarderskerk y Ruine van Dever)

    En Hillegom:
    Veenenburgerlaan, Zuider Leidsevaart y Derde Loosterweg

    En Noordwijkerhout:
    Herenweg y Westeinde

    En De Zilk:
    Zilkerbinnenweg

    Introduce la ciudad y la calle en tu GPS, y... disfruta de un mar de flores.

    ¿Cuándo es la época de floración?

    Una cosa más: los campos no florecen en la misma época todos los años.
    La floración suele comenzar a mediados de marzo, aunque eso depende de la temperatura. Las fotos siguientes se tomaron a principios de abril. Lo que más me impresionó, además de la enorme cantidad de flores, fue su increíble fragancia. Pasea por un campo lleno de jacintos y ya verás: ¡no hay perfume en el mundo que pueda compararse!

    Y luego, a comer a Lisse

    Nos hemos ahorrado el dinero que tendríamos que haber gastado en el Keukenhof, así que ahora podemos invertirlo en una buena cena. Herman van Amsterdam, oriundo de la región, nos aconseja el restaurante De Vier Seizoenen (“Las Cuatro Estaciones”) en Lisse. Un vistazo al menú nos confirma que sirven platos de temporada, como el Menú del Mes de 3 platos. También hay platos vegetarianos y sin gluten. Y si prefieres comida china o italiana, también la encontrarás en Lisse.

  • El museo Frans Hals de Haarlem
    Ulrike Grafberger, martes 5 de marzo de 2013

    Visitar un museo no es precisamente el pasatiempo favorito de todo el mundo. Pero puede que cambies de opinión mientras paseas por las salas del museo Frans Hals. ¿Por qué? Sigue leyendo y encontrarás varias razones...

    En primer lugar, Haarlem es una de las ciudades más bonitas de Holanda. Sus singulares mansiones a lo largo de los canales, sus blancos puentes levadizos y su animada Plaza del Mercado merecen por sí solos una visita. Además, la calle en la que está situado el museo es realmente preciosa; las estrechas casas con tejados a dos aguas e idílicos patios te permiten imaginar cómo vivían sus habitantes hace cientos de años. ¡Incluso yo me mudaría allí! Y el nombre de la calle también es especial. ¿Cuánta gente puede presumir hoy de vivir en la Groot Heiligland, la Gran Tierra Prometida? La sensación es de estar en un lugar especial, privilegiado.

    Ancianos en la Tierra Prometida

    Pero volvamos al museo Frans Hals. No sólo está en la Groot Heiligland, sino también en un edificio histórico del siglo 17, la Oudemannehuis (“casa de los ancianos“). Efectivamente, en los siglos 17 y 18 esto era un asilo para ancianos. Y no se vivía mal. El verde patio interior era ideal para reunirse con los amigos, fumarse una pipa y tomarse unas cervezas (pero no más de dos, según las normas de la casa). Las mujeres vivían en otro edificio.

    Antes se creía que Frans Hals también residió en este asilo en su vejez, ya que los monumentales retratos de los regentes (hombres y mujeres) del asilo son unas de sus obras más famosas. Pero no fue así. Sencillamente, y según la mentalidad de la época, los pintores retrataban a los más ricos y famosos de la ciudad. Y en Haarlem los había a montones.

    Pintor de famosos

    En los monumentales lienzos que cuelgan en el museo Frans Hals no sólo están retratados estos regentes (los ciudadanos acomodados que regían el asilo y otras instituciones), sino también otros famosos de la Edad de Oro holandesa que dieron fama y prosperidad a la ciudad de Haarlem. Entre las obras más famosas de Frans Hals están los retratos de grupo (tan monumentales como los otros) de los oficiales del Gremio de Haarlem. Frans Hals inmortalizó en cinco cuadros a 68 oficiales y suboficiales. Cada uno de estos hombres, vestidos de negro y con blancas gorgueras, tenía que pagar varios florines para poder aparecer en el retrato. Y en uno de los cuadros, Frans Hals se inmortalizó también a sí mismo.

    Frans Hals necesitaba todos los florines que pudiera conseguir, porque tuvo un total de 14 hijos de dos esposas sucesivas y estaba siempre falto de dinero. Su importancia como uno de los pintores más famosos de Holanda (comparable con Rembrandt y Vermeer) no fue reconocida hasta después de su muerte. Ya era conocido en vida, pero siempre estaba sin blanca. ¿Pudo el pintor pagarse las exquisiteces que se servían en el siglo 17 en las mesas de la clase alta? Las obras del museo Frans Hals ofrecen una clara imagen del modo de vida en la Edad de Oro: jarras de peltre, aceitunas, queso añejo de Gouda, arenque ahumado y ostras. ¡La alta sociedad vivía ciertamente bien en aquella época!

    Pinceladas indómitas y un poderoso referente

    Frans Hals está considerado como el primer “artista moderno“, por sus potentes y vigorosas pinceladas. A diferencia de sus contemporáneos, que acumulaban delicadamente sus pinceladas, Frans Hals (1582-1666) pintaba con un estilo libre y vivo. Casi parece que las personas que aparecen en sus cuadros estén moviéndose.

    Este extraordinario estilo pictórico se fue extendiendo, y cientos de años después Claude Monet y Eduard Manet visitaron también Haarlem para admirar las obras de Frans Hals. Y si estos famosos pintores encontraron tiempo para venir a Haarlem, tú no tienes ninguna excusa para no acercarte al museo Frans Hals cuando pases por la ciudad...

    Dirección:
    Museo Frans Hals, Groot Heiligland 62, Haarlem

  • El día de los canales
    Denise Mosbach, jueves 21 de febrero de 2013

    Salir la noche del sábado en Ámsterdam es muy tentador. Pero enseguida te olvidarás de lo que te has perdido cuando te pasees en bici por los canales el domingo, a primeras horas de la mañana. Con la ciudad aún dormida y el sol iluminando suavemente las casas de los canales, te sientes como si la ciudad fuera toda tuya.

    La historia de los canales está íntimamente ligada a la de Ámsterdam. La ciudad fue fundada por un puñado de pescadores y granjeros en lo que entonces eran marismas agrestes. Pronto florecieron el comercio y la navegación y la población creció rápidamente. Para alojar a la gente, defender la ciudad y mantener el comercio se necesitaban canales. Era 1585, y Ámsterdam crecía hasta convertirse en el puerto más grande del mundo. Hacían falta más canales, y no mucho después, en el siglo 17, se hizo realidad el famoso distrito de los canales alrededor de las calles Herengracht, Keizersgracht y Prinsengracht, donde los ciudadanos acomodados construyeron las casas más bellas.
    Todo esto sucedía hace ahora 400 años, y el distrito de los canales, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está dispuesto a celebrarlo como se merece. Hay interesantes exposiciones, como “Amsterdam on the water” en el Museo-Casa de Rembrandt, o “Living on the water” en el museo Amsterdam Heritage. En junio se celebrarán las “Jornadas de jardines abiertos”, donde se pueden visitar los bellos jardines de las casas de los canales. Y en agosto está la “Composers’ dinner”, el desfile Gay Pride Canal Parade y muchas, muchas otras cosas...

    ¿Quieres dormir a lo grande? Reserva una habitación en alguno de los bellos hoteles a orillas de los canales, como The Grand. Este antiguo monasterio es una pequeña joya escondida entre Oudezijds Achterburgwal y Oudezijds Voorburgwal, transformado en un estiloso hotel de diseño. O prueba el majestuoso Hotel L’Europe, un imponente edificio donde han dormido muchos famosos antes que tú.

    Las callejuelas conocidas como Negen Straatjes son ideales para ir de tiendas o tomar algo, y perfectas para subir y bajar a los barcos que pasean por los canales. La guinda del pastel: reserva una mesa en el Amsterdam Jewel Cruise, el único restaurante-crucero de la ciudad. Cena con estilo en una antigua lancha de pasajeros mientras ves pasar la ciudad y a sus interesantes habitantes. ¡La manera perfecta de celebrar este aniversario!

  • El hombre y el oso...
    Denise Mosbach, jueves 14 de febrero de 2013
    Todo empezó en los 90 y, como muchas otras tendencias, ésta empezó también en Estados Unidos. Los hombres que se preocupaban por su aspecto pasaron, de ser objeto de burla, a pioneros de la moda. El cuidado de la belleza masculina estaba en auge y rápidamente llegó a Europa, donde se convirtió en algo más que una simple tendencia. Se transformó en un estilo de vida, y hoy en día cualquier marca de perfumes o cosmética que se respete tiene su línea de productos para hombre. Las mejores marcas, las más especiales y exclusivas, se encuentran todas en Skins Cosmetics. Las tiendas Skins Cosmetics están en el elegante hotel Conservatorium de Ámsterdam y en los lujosos grandes almacenes De Bijenkorf de Rotterdam.

    Pero no sólo las tiendas empezaron a promover los productos para el cuidado de la piel masculina. Pronto llegaron a Holanda también los salones de belleza para hombres. ManMAN fue el primero en Ámsterdam. “Al principio la moda eran los cuerpos totalmente lampiños, sin un solo pelo en ningún sitio. Hoy en día hemos llegado a un equilibrio, y el vello corporal ya no se considera de mal gusto”, explica Eefje van der Pol, propietaria de ManMAN. Así lo demuestra el regreso de la barba (¡perfectamente recortada y cuidada, desde luego!). Eefje empezó con su salón hace 5 años, no sólo por seguir la moda sino también porque considera lógico que la piel masculina necesite cuidados. ManMAN es una auténtica tienda para hombres, donde dejarte mimar durante tu estancia en Ámsterdam.

    Otro buen negocio son las barberías, con un auge aún mayor que el de los salones de belleza. En Rotterdam está New York Barbershop, en el hotel New York. Con un diseño retro y estilosas sillas de barbero tradicionales, aquí podrás saborear un café italiano mientras los expertos te afeitan o te cortan el pelo (o las dos cosas). Así que si vas a ir a Rotterdam, hazlo con estilo: quédate en el hotel New York y visita su barbería para un afeitado perfecto.