El Euromast

8 Visitas

París tiene la Torre Eiffel, Bruselas cuenta con el Atomium, y Rótterdam tiene el Euromast. El arquitecto Maaskant diseñó el Euromast en 1960 con ocasión de la Floriade, la exposición internacional de horticultura. Sigue siendo uno de los lugares de mayor interés de Rótterdam.

La construcción del Euromast 

Cuando se finalizó su construcción, la torre «solo» tenía 100 metros. Ocho años después, el edificio de la facultad de medicina la superó en 14 metros. Se decidió aumentar la altura del Euromast otros 85 metros construyendo la Torre Espacial, que se finalizó en 1970.

Aventura y romanticismo en Rótterdam 

Si visitas el Euromast, prepárate para vivir toda una aventura. Sube a las plataformas en uno de los ascensores automáticos ultrarrápidos y disfruta de la vista: en un día despejado podrás llegar a ver La Haya e incluso la ciudad belga de Amberes. Después, llegará el momento de volver abajo descendiendo en rappel. Asegúrate de reservar con bastante antelación, porque el descenso en rappel es muy popular. Si te sientes romántico, puedes cenar en la parte superior de la torre y dormir en una de las suites; gozarás de una vista espectacular cuando te despiertes.