Te presentamos: los tulipanes

 

Érase una vez una flor que no lograba echar raíces en ningún lugar. Desde las montañas de Kazajstán, este bulbo floral atravesó varios países: Persia, China, Turquía… Y así fue hasta que un científico holandés se llevó el bulbo a un pequeño país europeo. A la flor le gustó el clima y el suelo del país, y los habitantes enseguida se enamoraron de ella y la nombraron símbolo nacional. Parece un cuento de hadas, pero esa es la verdadera historia del tulipán.

Descubre más sobre la flor típica holandesa

Desde el siglo XVII, los tulipanes han transformado cada primavera el paisaje holandés en una alfombra de color. Una gran parte de esos tulipanes, alrededor de millón y medio, acaban en jardines y jarrones de todo el mundo a través de las subastas holandesas.

Vale la pena: visita los Jardines Botánicos holandeses