La nueva línea de aguas holandesa

La Nieuwe Hollandse Waterlinie (nueva línea de aguas holandesa) era una línea de defensa militar. Esa línea se estableció como un anillo protector, de unos 85 km de largo y de entre 3 y 5 km de ancho, alrededor de las ciudades holandesas de Muiden, Utrecht, Vreeswijk y Gorinchem. Fue la principal línea de defensa de Holanda desde 1815 hasta 1940. 

Un sistema ingenioso

El principal elemento de defensa de la nueva línea de aguas holandesa era precisamente el agua. En época de guerra, las tierras se inundaban adrede para obstaculizar al enemigo. Bastaba con una capa de agua de tan solo 40 cm de profundidad para que a los soldados, los vehículos y los caballos les resultara difícil avanzar por esos terrenos. Al mismo tiempo, no era lo suficientemente profunda para ser navegable. En 1870 se logró inundar la línea de aguas en tres semanas gracias a un ingenioso sistema de represas, diques y canales de inundaciones.

Descubre la línea de aguas

Gran parte de las casi 1.000 estructuras que formaban la línea de aguas han llegado hasta nuestros días. Recorre la línea de aguas y descubre las ciudades fortificadas, los fuertes, las baterías de artillería, las esclusas y las carboneras. Vive cómo se defendía antaño nuestro país. Observa que el paisaje, diseñado para ser inundado, se ha mantenido sorprendentemente intacto después de todos estos años. La línea de aguas es tan completa que es candidata a formar parte de la Lista provisional del Patrimonio Mundial de la UNESCO.


Más de la naturaleza