La Basílica de San Servacio

3.177 Visitas

La Basílica de San Servacio

En Maastricht abundan las iglesias imponentes; acoge incluso dos basílicas. La Basílica de San Servacio (Basiliek van St. Servaas, en neerlandés), que se encuentra en la famosa plaza Vrijthof, es una basílica románica que esconde criptas y tesoros. Los peregrinos llevan siglos viajando hasta Maastricht para visitar el sepulcro de San Servacio.

Leer más

En Maastricht abundan las iglesias imponentes; acoge incluso dos basílicas. La Basílica de San Servacio (Basiliek van St. Servaas, en neerlandés), que se encuentra en la famosa plaza Vrijthof, es una basílica románica que esconde criptas y tesoros. Los peregrinos llevan siglos viajando hasta Maastricht para visitar el sepulcro de San Servacio.

  • Descubra la rica historia en el lugar en el que está sepultado San Servacio.
  • Admira la impresionante arquitectura híbrida de la basílica, una mezcla de estilos románicos, barrocos y góticos.
  • Visita la tesorería donde están expuestas las reliquias del santo. Tampoco te pierdas el tesoro más grande de la basílica, el Noodkist, la teca en donde están guardados los restos de San Servacio.

La leyenda de San Servacio

Las primeras iglesias de piedra de Maastricht se construyeron tras la llegada de San Servacio en el siglo IV d. C. Tras su muerte, Maastricht se convirtió en un destino popular para los peregrinos. Dice la leyenda que San Servacio fue el primer obispo de Maastricht y que se construyó una pequeña capilla sobre el lugar donde está enterrado. En los siglos posteriores, la capilla ha ido creciendo hasta convertirse en la Basílica de San Servacio.

El tesoro

Los restos mortales de San Servacio se conservan en una caja que está expuesta en el tesoro de la Basílica de San Servacio. El perfil de Maastricht siempre se ha caracterizado por las torres de sus abundantes iglesias y monasterios, como la Basílica de Nuestra Señora, la Iglesia de San Juan y el antiguo Monasterio de la Santa Cruz.

Pasa la noche en Maastricht

La basílica de San Servacio está en la plaza más agradable de Maastricht, la plaza Vrijthof. Después de visitar la basílica, toma algo para beber en una terraza y pasa la noche en uno de los acogedores hoteles. Hemos hecho una lista para ti con los hoteles más acogedores en los alrededores.

Descubre más en las cercanías
La Basílica de San Servacio

Buscar Hoteles