El sur y su hospitalidad

Un primer vistazo a Maastricht

El simpático sur de los Países Bajos lo componen las provincias de Limburgo y Brabante Septentrional. Es una región donde parece que el tiempo pasa más lentamente, ya que sus habitantes saben disfrutar de la vida. Entre las colinas de Limburgo y los verdes bosques y brezales de Brabante Septentrional podrás visitar bonitas ciudades, como Maastricht y Den Bosch. Las especialidades gastronómicas son variadísimas y en las ciudades medievales abundan las iglesias y los museos. ¡Disfruta de su tradicional hospitalidad y de su exquisita cocina!

Limburgo y Maastricht

El sur de la provincia destaca cuando se compara con el resto del país, ya que es una de las pocas zonas con colinas. En Limburgo se encuentra el lugar más alto de los Países Bajos, el Vaalserberg. Se trata también de un lugar geográfico importante, ya que es el punto fronterizo común de tres países: Bélgica, Alemania y los Países Bajos. El río más importante es el Mosa, que atraviesa toda la provincia de sur a norte.

En Maastricht hallarás varios restaurantes muy conocidos, los hay incluso con estrellas Michelin. Si prefieres cenar en un ambiente más informal, Maastricht tiene una amplísima oferta que te permitirá disfrutar de una cena maravillosa o tomar una cerveza en una terraza.

San Servacio fue el primer obispo de los Países Bajos. Su sepulcro, ubicado en la cripta de la Basílica de San Servacio, es un lugar que recibe numerosos peregrinos. La Basílica se encuentra en la famosa plaza Vrijthof, que cuenta con muchos edificios monumentales y cafés al aire libre. También deberías visitar las Cuevas de San Pedro, que son el resultado de siglos de extracción de marga. Los eventos recomendados de Maastricht son el ‘t Preuvenemint, una muestra gastronómica de cuatro días que tiene lugar en la plaza Vrijthof, y la TEFAF, la feria más importante del mundo del sector de las bellas artes.

Brabante Septentrional y Den Bosch

Al igual que la mayor parte de los Países Bajos, Brabante Septentrional es un territorio casi totalmente plano. Dado que la mayoría de la población vive en las zonas urbanas, gran parte de la provincia está desierta, aunque casi la totalidad de las tierras están cultivadas. El paisaje es muy bonito y variado: pueden verse colinas, bosques, brezales e incluso dunas. El parque nacional de las dunas Loonse y Drunense también es conocido como el Sáhara de Brabante. Al norte, la provincia hace frontera con el río Mosa. Su delta penetra en la zona de Biesbosch, que también es un parque nacional.

Den Bosch, llamada también ‘s-Hertogenbosch, es un laberinto de callejuelas medievales. Es fantástico explorarla a pie o realizar una excursión por los canales para contemplar los bonitos puentes y los edificios históricos perfectamente conservados. Otros iconos de la ciudad son la Catedral de San Juan, en estilo gótico tardío, el ayuntamiento y el Centro de Arte de Jerónimo Bosch.

Carnaval

Las regiones católicas es donde se celebra con más entusiasmo el carnaval holandés, sobre todo en las provincias sureñas de Brabante Septentrional y Limburgo. Los lugares más conocidos donde se celebra el carnaval, aunque en realidad se celebra en todos los pueblos y ciudades, son Maastricht, Roermond, Venlo, 's-Hertogenbosch, Bergen op Zoom, Eindhoven y Breda. Sin embargo, muchos holandeses se desplazan a la provincia más meridional de los Países Bajos, Limburgo, para celebrarlo. En esas fechas, todas las ciudades son una gran fiesta.

Más en esta región