La Edad de Oro de La Haya: arte y poder

27 Visitas

La Edad de Oro de La Haya: arte y poder

Conoce a «La joven de la perla» y descubre los palacios en una visita a la Edad de Oro de La Haya

Leer más

La Edad de Oro holandesa fue una época de éxitos y logros sin igual en las artes y las ciencias. La Haya, como centro diplomático de la República y sede de los Orange, los poderosos Estatúderes de la ciudad, era el lugar donde se concentraba el poder en la Edad de Oro de Holanda. Una ciudad caracterizada en esta Edad de Oro por un animado escenario cultural, la producción de productos de lujo, el rápido crecimiento de su población, y sus ambiciosos proyectos arquitectónicos.

  • Pasea por magníficas avenidas y admira bellos palacios.
  • Conoce a «La joven de la perla» y otras obras maestras en el Mauritshuis.
  • Explora el centro del poder en Holanda en la Edad de Oro.

Rastrea la Edad de Oro en La Haya

Para vivir la Edad de Oro de La Haya sumérgete en su arte y arquitectura explorando las magníficas avenidas y los espléndidos palacios de la ciudad, y visitando el museo Mauritshuis, que alberga una importante colección de cuadros de los Grandes Maestros holandeses. En el Museo Histórico de La Haya, y en lugares de interés como la Galería del Príncipe Guillermo V o el Museo de la Puerta de los Prisioneros, podrás enterarte de más cosas sobre la fascinante historia de la ciudad.

La Haya, centro de poder

Durante la Edad de Oro, La Haya era el lugar donde se concentraba el poder de Holanda. Era el centro diplomático y político del país, y la sede de la Casa de Orange, cuyos miembros ocupaban poderosas posiciones como Estatúderes en la República de Holanda. El Binnenhof, la actual Sede del Parlamento, es el centro de gobierno más antiguo del mundo.

Esta posición hizo de La Haya una ciudad atractiva, además de industriosa. Se fabricaban productos de lujo para los numerosos diplomáticos y sus ciudadanos más prominentes. Otras industrias pujantes fueron la fabricación de armas, las editoriales, el comercio de libros y las cerveceras. Para 1670, la población de la ciudad ascendía a 24.000 personas. Y en 1700 era ya de 30.000 habitantes. Se construyeron nuevos barrios y se excavaron nuevos puertos. Y se levantaron palacios y mansiones señoriales a lo largo de Lange Voorhout, la avenida más magnífica de la ciudad.

El Arte en La Haya

Las artes prosperaban entre toda esta riqueza e industria de la Edad de Oro. Pintores como Rembrandt y Vermeer revolucionaron tanto el estilo como los temas de la pintura de la época. La impresionante colección del museo Mauritshuis incluye varias de las obras más famosas de estos artistas, como «La joven de la perla» de Vermeer, y «La lección de Anatomía del Doctor Nicolaes Tulp», de Rembrandt. El edificio en sí es una maravilla del siglo XVII, con tapices de seda y brillantes candelabros que forman un majestuoso escenario para el arte de los Grandes Maestros holandeses. También recomendamos una visita a Leiden, lugar de nacimiento de Rembrandt, y Delft, donde nació y vivió Vermeer, a todos los interesados en aprender más sobre la vida de estos dos famosos pintores. Ambas ciudades están cerca de La Haya

Historia, realeza y arquitectura

La rica y extraordinaria historia de La Haya se encuentra documentada en el Museo Histórico de La Haya, que incluye la impresionante «Vista de La Haya» de Jan van Goyen, y escenas de la ciudad de Jan Steen y otros Grandes Maestros holandeses. El otro lado de la historia de la ciudad puede verse en el Museo de la Puerta de los Prisioneros, con historias de conspiraciones políticas, revueltas, el castigo de los prisioneros, y la vida en las celdas de la Puerta de los Prisioneros. Para reponerte de estas terribles escenas, te recomendamos un paseo por el esplendor de la Lange Voorhout. Esta avenida en forma de L es conocida como uno de los paseos más bellos de Europa, y en la Edad de Oro se convirtió en un punto de encuentro del beau monde de La Haya. Hoy es también parte de la Ruta Real por La Haya, con vistas que destacan la estrecha conexión entre La Haya y la Casa Real holandesa. Otro punto de interés importante en lo que se refiere a la realeza es el Palacio Huis ten Bosch, cuya construcción fue encargada en 1645 por el príncipe Federico Enrique (Frederik Hendrik en holandés) como residencia de verano para él y su esposa, la princesa Amalia. Hasta 2014 fue la residencia de la princesa Beatriz. El palacio no está abierto al público, pero puede contemplarse desde la carretera Bezuidenhoutseweg o el bosque de Haagse Bos.

Reserva tu billete

Reserva online tus entradas para el Mauritshuis y consigue un descuento.

Sugerencia de la Redacción: Para una aventura fácil pero llena del esplendor de la Edad de Oro, acude a cualquiera de las dos principales estaciones de tren de La Haya y elige una dirección. Si vas hacia el norte, llegarás a la ciudad de Leiden en 10, 15 minutos. Si prefieres ir al sur, allí te espera la preciosa ciudad de Delft, también a unos 10 o 15 minutos. En ambas ciudades te esperan tranquilos canales, casas históricas y fascinantes museos, tanto si te gusta el arte del siglo XVII como si quieres saber más sobre la cerámica Azul de Delft.

La Edad de Oro holandesa

Visita las ciudades en el centro de la Edad de Oro holandesa, y descubre la evolución artística del país.

Leer más
Descubre más en las cercanías
La Edad de Oro de La Haya: arte y poder
Dirección: 
Plein 29
2511CS La Haya
Consulta el Sitio web
Horarios y entradas