Drouwen, el bosque holandés que brilla por las noches

30 de enero de 2018

Cuando el otoño va alargando las noches, el bosque de Drouwen -en la verde provincia de Drenthe-, se despierta. Y no es que haya sido invadido por hadas, pero casi. El colectivo artístico WERC ha creado una instalación llamada Pixies con más de 1000 luces LED que se mimetizan con la naturaleza y crean un escenario mágico.

‘Pixi’ significa hada o duendecillo de los bosques en el folclore británico y con este “organismo digital” el colectivo WERC se ha inspirado en la imprevisibilidad de la naturaleza a base de imitar complejos patrones como las bandadas de pájaros o los bancos de peces. Cuando se observan unos pocos pixies no hay patrones llamativos, pero al observar el conjunto se crean formas, direcciones y colores, los Pixies actúan así libremente creando un número infinito de combinaciones de luz e imágenes complejas.

Así, cuando durante el recorrido se alumbra un Pixi con la linterna, unas 1000 motas rojas mimetizadas con la naturaleza se encienden creando una atmósfera mágica. Los ‘pixies’ recargan su batería durante las horas de luz y se iluminan al anochecer al ser activados por los visitantes con una linterna Pixi. El mecanismo está diseñado para que estos organismos digitales sean autosuficientes y las luces no sean activadas por animales. Sin embargo, para asegurar la protección de una de las zonas más verdes de Holanda, en el momento de su instalación, un equipo se encargó de asegurar que la presencia de su luz y colocación no alterara la vida autóctona del bosque de Drouwen.

Esta instalación estará operativa todos los inviernos.

Más información: http://werccollective.com/