Ámsterdam: capital de la Edad de Oro holandesa

21 Visitas

Ámsterdam: capital de la Edad de Oro holandesa

Explora la Edad de Oro holandesa en Ámsterdam, cuando convergían allí el comercio mundial, las grandes riquezas y el arte más famoso.

Leer más

Durante la Edad de Oro holandesa del siglo XVII, Ámsterdam se convirtió en uno de los centros comerciales más importantes del mundo. El comercio trajo consigo riquezas, y las riquezas, a su vez, un gran desarrollo de las artes y las ciencias. Ámsterdam se convirtió en un dinámico centro cultural, y muchos de los logros y avances de aquel entonces no han perdido su influencia. Entre ellos se encuentran las obras de los Grandes Maestros holandeses. La belleza y el detalle de sus retratos de la gente y la vida cotidiana siguen siendo admirados hoy en día.

  • Explora la riqueza del arte de la Edad de Oro holandesa en los principales museos de Ámsterdam.
  • Descubre la rápida expansión de la ciudad de Ámsterdam durante la Edad de Oro holandesa.
  • Explora las huellas de la Edad de Oro holandesa en la Ámsterdam de hoy.

Una metrópolis internacional y tolerante

El comienzo de la Edad de Oro de Holanda coincidió con la rebelión contra el rey de España en las Diecisiete Provincias (conocidas hoy en día como Holanda, Bélgica y Luxemburgo). Durante este periodo, hubo una afluencia de dos grupos de inmigrantes: judíos sefardís que huían de la persecución en España y Portugal para poder disfrutar de la relativa libertad de culto de Ámsterdam; y los refugiados de Amberes y otras ciudades flamencas, donde se había restablecido el dominio español. También hubo muchos inmigrantes europeos que comenzaron una nueva vida en Ámsterdam, Haarlem y otras ciudades holandesas prósperas de esta época. Entre estos grupos había muchos mercaderes e intelectuales con muchos contactos a nivel internacional. La Edad de Oro holandesa no hubiera sido posible sin ellos. En el año 1600, uno de cada tres ciudadanos de Ámsterdam era un inmigrante.

La comunidad judía vivía en lo que hoy se conoce como el Barrio Cultural Judío. En el centro de este barrio se encuentra la hermosa Sinagoga Portuguesa, cerca de la plaza Waterlooplein y el frondoso barrio De Plantage. Construida en 1675, la sinagoga todavía se utiliza y también está abierta al público. Su impresionante interior no ha cambiado desde que se construyó. No tiene calefacción ni electricidad, y por las tardes, la sinagoga se ilumina con más de 1.000 velas.

Comercio y descubrimiento: desde Ámsterdam al mundo

Mientras Ámsterdam tomaba el relevo de Amberes como el principal centro de comercio de la región, los navíos holandeses comenzaron a navegar alrededor del mundo, cargados de especias y otros bienes de las actuales Indonesia, India y Sri Lanka. Ámsterdam albergó la primera bolsa de valores del mundo, y el comercio y el procesamiento de bienes como los tulipanes, el queso, el arenque y las especias dieron lugar a un espectacular crecimiento de la riqueza de la ciudad. Además, con la fundación de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales (VOC) en 1602 (la primera empresa multinacional del mundo), Holanda estableció su posición como superpotencia económica. La VOC tenía despachos en Ámsterdam, Delft, Róterdam, Middelburg, Enkhuizen y Hoorn. A continuación se fundó la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales, que comerciaba con azúcar, tabaco, oro... y, lamentablemente, gente. La esclavitud fue una parte oscura, pero inextricable, del éxito económico de aquella época, y nunca se ha olvidado. Cada 1 de julio, Ámsterdam recuerda su papel en el tráfico de esclavos y conmemora su abolición en este día, en 1863.

La escala y la influencia de las hazañas marineras y el comercio internacional de Ámsterdam están documentadas en el Museo Nacional Marítimo, ubicado en el antiguo arsenal naval en Kattenburg, justo al este del centro de la ciudad. Hay una exposición interactiva sobre la Edad de Oro holandesa e, incluso, una réplica a escala real de un barco de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales llamado el Amsterdam.

El desarrollo de la Edad de Oro holandesa en Ámsterdam

El éxito de Ámsterdam supuso la duplicación de su población a 60.000 personas entre 1570 y 1600, lo que significó una urgente expansión de nuevas infraestructuras. Esta expansión creó, como consecuencia, el famoso sistema de canales. Y la población de Ámsterdam siguió creciendo. En el año 1670, ya vivían unas 220.000 personas en la ciudad. El desarrollo urbano de Ámsterdam, su crecimiento explosivo y cómo esto cambió la ciudad pueden verse en el Museo de Ámsterdam, que documenta la historia de la ciudad, al igual que en el Museo Het Grachtenhuis. Además de arte y objetos, el sistema de canales es el reflejo perfecto de la Ámsterdam de la Edad de Oro holandesa. Más de 400 años después de que comenzara su construcción, el sistema de canales es ahora parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO, e impresiona a los visitantes de la ciudad con su hermosa e histórica arquitectura y sus evocadoras vistas.

Una Edad de Oro para el arte, la ciencia y la cultura

La libertad intelectual y de culto de Ámsterdam, y la gran riqueza del país dieron un gran impulso a las ciencias y las artes, sobre todo a la pintura. Es más, con el surgimiento de la República de los Siete Países Bajos Unidos después de la rebelión contra el dominio español, las obras de arte dejaron de ser comisionadas exclusivamente por la Iglesia Católica o la nobleza soberana, y empezaron también a ser encargadas por ciudadanos de diferentes procedencias y con casas más pequeñas. Los nuevos clientes de artistas como Rembrandt, Vermeer, Frans Hals y Jan Steen eran mercaderes adinerados, y por tanto la atención artística pasó de temas mayoritariamente religiosos y bíblicos a incluir también temas más mundanos.

Esto abrió el camino hacia un proceso de revitalización increíble y nuevos niveles de logros artísticos impresionantes. Eran muy populares los bodegones de objetos cotidianos, los retratos y los paisajes terrestres y marítimos que celebraban el poder naval de Holanda, al igual que los retratos en grupo de gremios, guardias y otras asociaciones importantes de la sociedad holandesa. La obra de Rembrandt «La ronda nocturna», expuesta en el Rijksmuseum de Ámsterdam, es una de las obras más representativas de este tipo de retratos de grupo, y se pueden ver muchos más en el museo, al igual que en la destacable Galería de Retratos de la Edad de Oro holandesa del Hermitage de Ámsterdam. Para una perspectiva más íntima del desarrollo artístico en la Ámsterdam de la Edad de Oro holandesa, visita el Museo Casa de Rembrandt, un edificio meticulosamente renovado en el que vivió y trabajó Rembrandt, al lado de la bulliciosa plaza de mercado Waterlooplein.

Reserva tu billete

No hay mejor manera de descubrir la Ámsterdam de la Edad de Oro holandesa que desde los mismos canales creados durante la expansión de la ciudad en el siglo XVII. Reserva un paseo en barco por los canales y contempla cómo se desvela la rica historia de Ámsterdam ante tus ojos.

Prepárate a explorar la Ámsterdam de la Edad de Oro holandesa reservando online tus entradas al museo. Disfruta tranquilamente sabiendo que entrarás sin tener que esperar

Seleccionado especialmente para ti: Sigue el sendero de la Edad de Oro holandesa hasta Haarlem y descubre el impacto artístico de Frans Hals y sus coetáneos. O indaga más en la importancia del comercio holandés explorando la influencia de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales en Enkhuizen y Hoorn.

La Edad de Oro holandesa

Visita las ciudades en el centro de la Edad de Oro holandesa, y descubre la evolución artística del país.

Leer más
Descubre más en las cercanías
Ámsterdam: capital de la Edad de Oro holandesa
Dirección: 
Museumstraat 1
1071XX Amsterdam
Consulta el Sitio web
Horarios y entradas